China y sus empresas seguirán atrayendo inversiones extranjeras, sin embargo las tensiones en asuntos como el comercio y la tecnología con Estados Unidos aumentan el riesgo de una disociación entre las dos economías, dijeron especialistas en el tema.

La gestión china de las crisis recientes, mientras mantiene su posición de liderazgo como un centro de fabricación global, junto con la resistencia del gobierno de Joe Biden a escalar la guerra de aranceles de la era Trump, son considerados aspectos positivos, dijeron los expertos en el Foro de Mercados Globales de Reuters.

“Las adversidades (como la guerra comercial con Estados Unidos y el coronavirus) que se pensaba que eran perjudiciales para la posición de China como fábrica del mundo, se han convertido en triunfos”, dijo Aidan Yao, de AXA Investment Managers.

Según un reciente informe de AXA Investment Managers sobre la industria de la cadena de suministros china, la cuota de mercado de las exportaciones mundiales del país aumentó a 15.1% en el 2020 desde 13.2% de finales del 2017, antes de que comenzara la guerra comercial, dijo Yao.

“Por eso no es de extrañar que las empresas extranjeras quieran invertir más en China, sobre todo porque el Covid-19 sigue causando estragos en otros lugares”, añadió Yao.

El gigante asiático intensificará apoyo al desarrollo

Por otra parte, se informó que el gobierno de China intensificará el apoyo al desarrollo para sus provincias centrales, incluido el aumento de los pagos de transferencia y permitiéndoles emitir más bonos, según declaraciones de funcionarios recogidas el jueves por medios estatales.

El gobierno central en Pekín ha estado tratando de acelerar el desarrollo económico en las provincias centrales y occidentales de China para reducir sus brechas con las regiones orientales más desarrolladas.

“El desarrollo desequilibrado e inadecuado de la región central sigue siendo llamativo”, afirmó la introducción a las directrices del gabinete publicada por los medios estatales.

El gobierno chino aumentará los pagos de transferencia a las provincias centrales, incluidas Henan, Anhui, Shanxi, Jiangxi, Hunan y Hubei, y aumentará la asignación de cuotas de bonos del gobierno local para la región de manera proporcional, de acuerdo con las pautas.

También alentará a las empresas de las provincias a recaudar fondos a través de la cotización de acciones y la emisión de bonos, y alentará a las instituciones financieras a impulsar el crédito para sectores clave, de acuerdo con las directrices.