China anunció el miércoles que mantendría su meta de crecimiento económico para el 2014 en alrededor de 7.5%, como se esperaba, indicando que la atención de su política se concentrará en favor de las reformas y un nuevo equilibrio de la economía.

Li Keqiang, primer ministro , en un reporte ante la Asamblea Popular Nacional de China al inicio de su sesión anual, también dijo que el Gobierno mantendría su meta de inflación del consumidor en cerca de 3.5% para el año.

El Gobierno mantendrá el crecimiento anual del suministro de dinero M2 en alrededor de 13%, como se esperaba, dijo Li en su primer informe de trabajo desde que asumió hace un año.

"Eso debería significar que los funcionarios tienen suficiente espacio para garantizar que el crecimiento se mantenga dentro de un cómo rango mientras aplican las reformas", dijo HSBC en una nota antes del inicio de la sesión del Parlamento.

Li anunció que las autoridades crearían un programa de garantía a los depósitos, que analistas han descrito como un paso hacia la meta declarada de China de liberar las tasas de depósitos bancarios.

También dijo que el Gobierno seguiría adelante con las reformas a la tasa de cambio del yuan. La convertibilidad yuan en la cuenta de capital sería adelantada, sostuvo el primer ministro.

El Gobierno planea un presupuesto de 15.3 billones de yuanes (2.5 billones de dólares) en el 2014, que produciría un déficit de cerca de 2.1% del PIB, sin cambios respecto a la brecha del 2013, dijo el Ministerio de Finanzas.

La principal agencia de planificación económica del país dijo en un reporte ante el Parlamento que el Gobierno fijó una meta de un crecimiento anual de 17.5% para la inversión en activos fijos y una expansión de un 14.5% de las ventas minoristas en el 2014.

La inversión en activos fijos de China, un importante motor del crecimiento, se expandió 19.6% en el 2013, mientras que las ventas minoristas subieron 11.3 por ciento.

La segunda mayor economía mundial se expandió 7.7% el 2013, estable frente al año previo y levemente por encima de las estimaciones del mercado de 7.6%, que habría sido el menor nivel desde 1999.

En una reunión del pleno del gobernante Partido Comunista en noviembre del año pasado, China anunció ambiciosas reformas que apuntan a un cambio desde un crecimiento impulsado por la inversión y las exportaciones hacia una expansión más lenta, equilibrada y sustentable.

Los anuncios del miércoles apuntan a que las reformas van por buen camino, pero que avanzan con cautela.

Algunos cambios, como una reducción del Gobierno o cierre de industrias endeudadas en sectores golpeados por un exceso de capacidad, posiblemente pasarán a un segundo plano para evitar impulsar el desempleo y socavar la estabilidad social, dijeron analistas.

Las autoridades están al tanto de que una abrupta desaceleración podría descarrilar la agenda de reformas.

"Quien esté esperando volver a sentir la emoción que rodeó el tercer plenario del año pasado se decepcionará", dijeron Mark Williams y Qinwei Wang de Capital Economics en Londres, en una nota.

"Sin embargo, el Congreso debería al menos darnos una mejor idea de las prioridades y objetivos del Gobierno para el resto del año", agregaron.

Li, el primer líder de China con un doctorado en economía, ha prometido seguir adelante con los dolorosos cambios "como un guerrero que se corta las muñecas", pero las señales de fragilidad en la economía sugieren que las reformas serán cautas y graduales.

Durante la reunión del Parlamento, ministerios claves del Gobierno y el banco central tendrán una serie de conferencias de prensa para cubrir un amplio rango de temas económicos y sociales.

Li tiene previsto dar una conferencia de prensa al final de la reunión del Parlamento el 13 de marzo.