El Presidente Sebastián Piñera, acompañado por los ministros de Economía, Pablo Longueira, y de Hacienda, Felipe Larraín, promulgaron la ley de I+D, que busca mejorar la actividad competitiva de las empresas.

La iniciativa establece un incentivo tributario para la inversión privada en investigación y desarrollo, que permite a las compañías rebajar 35% de los recursos destinados a estas actividades.

Otro cambio importante de la ley es la eliminación del requisito respecto del límite de 15% del ingreso anual de las empresas, que se aumenta el tope máximo del beneficio de 5,000 a 15,000 unidades tributarias mensuales (UTM), calculadas en 1.2 millones de dólares.

Con el nuevo incentivo tributario se incorpora la posibilidad, mediante un procedimiento especial, de que las compañías puedan reconocer gastos efectuados a partir de la fecha de inicio del proyecto independiente de la fecha de su certificación por la estatal Corporación de Fomento de la Producción (Corfo).

El presidente Piñera explicó que la ley es una asociación entre la sociedad y el emprendedor. La sociedad representada por el Estado y el innovador representado por todos aquellos que tienen en el alma esa fuerza y voluntad para cambiar la forma de hacer las cosas .

Piñera manifestó: Al tener un crédito de 35%, que se descuenta de los impuestos y el resto se descuenta como gasto, en la práctica el financiamiento es compartido, la mitad el Estado y la otra mitad el emprendedor.

Desde el 2008 a la fecha hay sólo 40 proyectos que han calificado por un monto cercano a los 6 millones de dólares. Tenemos que dar un salto hacia adelante , dijo.

El salto se dará a través de tres mecanismos. En primer lugar se extenderá el incentivo, no solamente a la investigación que contrata una empresa afuera con centros de excelencias, sino con la investigación que se hace adentro. Este 35% está disponible a partir de este martes para la investigación que se hace dentro de la empresa.

En segundo lugar, el reducir el efecto de la ley que estaba vigente, y es que estos proyectos requerían una aprobación anterior de la Corporación de Fomento de la Producción, cambia. Se requiere sólo que una empresa notifique el proyecto que va a emprender y hay 24 meses para recibir el certificado de Corfo.

Tercero: se elimina el monto total del beneficio que se puede utilizar, que era de alrededor de 5,000 unidades tributarias mensuales (del orden de 406,700 dólares).

Nuestro desafío es aumentar el doble esta tasa de 0.4% del PIB, que es una tasa baja a nivel mundial, pero también es una tasa baja desde el punto de vista de los países con los cuales comparamos. La OCDE invierte en promedio 2.3% del PIB en investigación y desarrollo, pero los países líderes mundiales, entre los cuales está Israel, invierten más de 4 puntos del producto en investigación y desarrollo , indicó el Ministro Hacienda.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica