De acuerdo con el Índice de paz global 2012, elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz, el país latinoamericano más pacífico es Chile, que ocupa el lugar número 30 de la lista de los países del mundo.

En el otro polo como el país menos pacífico de la región se encuentra Colombia, que ocupa en el 144.

Según el ranking, Islandia es el país más pacífico del mundo y Somalia el más bélico.

El país que más puestos baja en el índice respecto al año pasado es Siria, que cae 30 puestos hasta el 147, y el que más sube es Sri Lanka, que sube casi 30 posiciones hasta la 103 tras el fin de su guerra civil, al tiempo que Somalia repite como territorio más inestable del planeta.

Después de Islandia, los primeros cinco puestos de la lista, que empezó a elaborarse en el 2007, los ocupan Dinamarca, Nueva Zelanda, Canadá y Japón. Europa occidental se confirma como la región más pacífica del mundo con muchos de sus países entre los 20 primeros lugares.

Oriente medio y el norte de África son actualmente las regiones más volátiles, lo que refleja, según el Instituto, "la inestabilidad y agitación provocadas por la primavera árabe".

Destaca en la lista, como uno de los países árabes más pacíficos, Qatar, en el puesto número 12 (por delante de Alemania y Portugal), mientras que Grecia, sumida en una crisis económica y social, se sitúa en el lugar 77, por delante de Brasil, en el 83, Estados Unidos, en el 88, y China, en el puesto 89.

Entre los países de América Latina figuran Uruguay (33), Costa Rica (36), Argentina (44), Cuba (70), Paraguay (76), Perú (79), Nicaragua (81), Bolivia (84), Ecuador (85) o, en los últimos puestos, Venezuela (123), Guatemala (124), Honduras (129) y México (135).

El Índice de paz se elabora a partir de 23 indicadores, como el nivel de militarización de un país, gasto en defensa, conflicto interno, grado de paz social, terrorismo, la relación con los vecinos o el respeto por los derechos humanos.

La escalada en la lista de algunos países occidentales, como Canadá, se debe a que en general se ha reducido el presupuesto de defensa por los recortes del gasto público aplicados a raíz de la crisis económica mundial, indican los autores.

El Instituto para la economía y la paz, una entidad sin ánimo de lucro, con sede en Londres, que quiere "cambiar el enfoque del mundo hacia la paz como una medida alcanzable", ha cuantificado que, si el mundo estuviera en paz, los beneficios para la economía global serían de 9,000 millones de dólares al año.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica