El Año de la Innovación en Chile, dedicado a convertir al país en un polo obligado del desarrollo científico, tecnológico y digital en América Latina, tendrá un presupuesto de 1,000 millones de dólares y la realización de más de 100 actividades para incentivar el emprendimiento de los chilenos.

El presidente Sebastián Piñera dio el banderazo inicial al programa, bajo el eslogan Imagina Chile , pero fue el ministro de Economía, Pablo Longueira, el responsable de detallar la iniciativa: No hay otro camino al desarrollo que convertir a Chile en polo de innovación. Queremos despertar a Chile este año, que nazcan las políticas públicas y prioridades en esta materia , dijo.

Según el vicepresidente ejecutivo de la Corporación de Fomento de la Producción (Corfo), Hernán Cheyre, la inversión anunciada es la más alta que Chile ha destinado a este ámbito .

En materia de propiedad industrial se espera crear al menos 46 sellos o certificaciones con denominación de origen o indicación geográfica y difusión de los casos de éxito de innovación de Chile, como el de Crystal Lagoons de Fernando Fischmann o Pablo Valenzuela con la creación de la primera vacuna contra la hepatitis B.

Tenemos que acercar el concepto de innovación a la gente para que se den cuenta que todos tienen las capacidades de hacerlo y que no es necesario ser Steve Jobs para ser innovador , dijo Longueira.

El desafío, aseguró Longueira, es caminar hacia una política integral en ciencia e innovación. Yo creo que deberíamos avanzar hacia una subsecretaría del ramo para que se haga responsable de las políticas públicas. Por eso es que tenemos que discutir estos temas, porque el mayor error que puede cometer Chile es copiar modelos extranjeros. Los buenos diseños institucionales hay que adecuarlos a la realidad del país .

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica