La economía mexicana no creció este año y con ello restó fuerza a la región de América Latina y el Caribe junto con otros 13 países que registraron tasas del PIB inferiores a 1%, advirtió la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena.

Este nulo crecimiento que ahora se estima se ha completado “sin una recesión de por medio”. Según sus proyecciones, en el cuarto trimestre del año se registrará “un crecimiento pequeño o positivo del PIB que por tanto nos hace prever que no hubo recesión”.

Al presentar el Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2019, la directiva argumentó que el ajuste a la baja en su previsión, que es el cuarto que aplica en 12 meses, es consistente con la evolución económica de los tres primeros trimestres.

La nueva previsión de nulo crecimiento está lejos de 2.3% que previeron en diciembre del año pasado; debajo de 1.7% estimado en abril. El pronóstico de la Cepal se alinea con el revisado en noviembre por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y se coloca en el punto medio del intervalo previsto recientemente por el Banco de México, que está entre -0.2 y 0.2 por ciento.

La secretaria ejecutiva anticipó que para el año entrante el PIB mexicano podría alcanzar una expansión de 1.3%, sostenido en el presupuesto federal aprobado, así como en el impacto que tendrá para la inversión el descubrimiento del nuevo yacimiento petrolero en Tabasco y el plan de infraestructura y la eventual ratificación del tratado comercial con Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Este último paso estima que se completará en los primeros meses del año entrante.

La funcionaria explica que la proyección de una recuperación del PIB para el año entrante también estará basada en la reasignación de los recursos que se han recortado en el gasto público. Destacó que parte de estas reasignaciones proviene de las bajas en los salarios de puestos de alto nivel.

Señales contundentes

La funcionaria mexicana comentó que dos eventos impulsarán a la inversión en México durante el año entrante: la puesta en marcha del T-MEC y los proyectos que se espera arranquen de forma inmediata conforme el primer paquete de obras comprometidas en el Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura del Sector Privado.

Descartó que la política de austeridad en ejecución durante el primer año de gobierno y que seguirá en el 2020 sea origen del estancamiento económico.

“México está en proceso de reestructuración de su política económica, ampliando el gasto público para financiar un mayor gasto social con reasignación de partidas”, precisó.

No podemos perder de vista que el gasto social per cápita de México está muy por debajo del que tienen en la media de los países de Latinoamérica y de la OCDE y cualquier cosa que haga para ampliarlo será importante, sostuvo.

Puso a México como ejemplo, junto con Colombia y Chile, entre los países que están reorientando su política de inversión pública con un fin social.

La clave es encontrar la vocación regional de la inversión y enviar señales contundentes que reviertan los enormes rezagos que sí prevalecen, consignó la directiva.

Siete años desacelerando

En el documento los expertos de la comisión evidencian que con el bajo crecimiento de América Latina, esperado en 0.1% para este año, el próximo registraría una recuperación a 1.3 por ciento.

Según sus estimaciones, 23 de los 33 países de la región presentarán una desaceleración de su crecimiento durante el 2019 y 14 economías registrarán un PIB inferior a 1% este año, incluidos los más grandes del grupo: México (0%); Brasil (1%); Argentina (-3.0) y Chile (0.8 por ciento).

[email protected]