Buenos Aires.- Casi 150,000 argentinos presentaron solicitudes de dólares en la primera jornada de flexibilización del odiado cepo que prohibía desde 2011 comprar divisas para ahorro, informó este martes el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

" Son 149,606 solicitudes (el lunes) por 7.4 millones de dólares. Las operaciones (ventas) fueron por 122,773 dólares. Pero estas cifras cambian segundo a segundo", dijo Capitanich en rueda de prensa en la Casa Rosada (gobierno).

El gobierno de la presidenta Cristina Kirchner soltó parcialmente este lunes el cerrojo sobre el mercado de cambios, en un contexto de alta inflación y drenaje de reservas del Banco Central.

Kirchner denunció el lunes desde Cuba, a través de su cuenta en la red social Twitter, que Argentina y otros países emergentes están bajo "un ataque especulativo" contra sus monedas y en el caso de Argentina, impulsado "por los bancos y los grandes grupos económicos".

Kirchner dijo que "son los que se quedaron con los ahorros en 2001", cuando el gobierno del presidente Fernando de la Rúa (1999-2001) instrumentó un bloqueo de depósitos por unos 70,000 millones de dólares, que luego de la devaluación de 66% en 2002 fueron devueltos sin actualización monetaria, en cuotas en pesos y en bonos del Estado en la última década.

El peso argentino se devaluó 15% sólo la semana pasada luego de una década de férrea administración del tipo de cambio, basado en un sistema de microdevaluaciones.

Patronales empresarias venían reclamando al gobierno que resolviese un problema de atraso cambiario que le hace perder competitividad y productividad a la economía.

La economía argentina sigue su ritmo de alto consumo, bajo desempleo y subsidios a la pobreza, pero su talón de Aquiles está en la inflación, que las consultoras calculan en el 30% anual, según analistas.

Las reservas del Banco Central cayeron de 52,000 a 29,000 millones de dólares en tres años.

mac