Un aumento en las tensiones comerciales, como el impulsado por la administración de Estados Unidos, podría tener un impacto significativo en los flujos de cartera hacia mercados emergentes, advierte el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por su sigla en inglés).

De acuerdo con los datos diarios disponibles sobre los flujos de cartera, ya se presentó una disminución en el apetito de los inversionistas por valores que representan mayor riesgo, como son los emitidos por mercados emergentes.

Al interior del reporte bimestral Tendencia en las asignaciones de cartera (Portfolio Allocation Trends), destacaron la resistencia que mostraron los fondos de mercados emergentes en el “freno en seco” que se presentó en el mercado mundial a principios de febrero, cuando se derrumbaron las bolsas.

Según información preliminar de los miembros del IIF, que son las mayores instituciones financieras de presencia mundial, los inversionistas mantuvieron 13.2% de sus carteras en mercados emergentes, lo que, según los estrategas del Instituto, es la proporción más alta desde el 2014.

A diferencia de los mercados de economías avanzadas donde en febrero se presentaron salidas de capital, los emergentes experimentaron entradas netas de 12,000 millones de dólares.

Al respecto, los analistas del IIF matizan que este flujo registrado hacia emergentes en febrero está por debajo de los 35,000 millones de dólares de entradas que se registraron en enero. Es decir, el freno en seco de las bolsas mundiales también alcanzó a impactar a los emergentes, pero con un menor dinamismo en la toma de activos.

Acerca de México, enfatizan que se mantuvo un flujo positivo de capitales no residentes en febrero, pero que se mantiene subponderado en las carteras de los inversionistas.

CAÍDA DE BOLSAS, POR MIEDO A LA FED

Tal como lo explicaron desde mediados de ese mes, el comportamiento de las bolsas al iniciar febrero, se dio en medio del cambio de expectativas del mercado acerca de una Reserva Federal (Fed) más restrictiva.

En otro análisis, también divulgado por el IIF la semana pasada, que identifica el flujo de capitales hacia mercados emergentes, destacó como “el mayor de los riesgos inmediatos para el mercado el aumento de las expectativas de inflación de mercados avanzados”.

Esto, porque si la Fed adopta un tono más estricto o duro contra los riesgos de inflación, el dólar se fortalecerá, imponiendo presión sobre los bonos corporativos y soberanos.

Este martes inicia la tercera reunión monetaria del año del Comité Federal del Mercado Abierto de la Fed y será el miércoles cuando avisarán si sube la tasa o la deja donde se encuentra, entre 1.25 y 1.50 por ciento.

De acuerdo con el IIF, en la primera semana de febrero, los flujos de capital hacia mercados avanzados se tornaron negativos con salidas de 2,000 millones de dólares contra entradas de hasta 36,000 millones de dólares en enero.

No obstante, matizan, en las últimas semanas de febrero se observó una modesta recuperación en el ritmo de estos flujos, en particular los dirigidos hacia el mercado accionario, “lo que sugiere una continua disposición a comprar en bajadas”.

PERO SEGUIRÁ RECUPERÁNDOSE

En el análisis sobre el flujo de capitales hacia mercados emergentes, los estrategas del IIF explican que el retorno de la actividad económica mundial y las condiciones financieras aún expansivas en el mercado global apoyarán la demanda activa de los mercados accionarios en lo que resta del año.

La toma de títulos emitidos por emisores corporativos y soberanos por parte de no residentes llegó a un histórico de 141,000 millones de dólares en el 2017, recuerdan. Y para el 2018 esperan un flujo de 152,000 millones.

No obstante, enfatizan que estamos cerrando el primer trimestre del año y prevén que los riesgos se mantienen altos, tomando en cuenta que, al iniciar marzo, el gobierno de Estados Unidos sorprendió al mundo elevando las tarifas de importación al acero y aluminio.

El mayor de los riesgos, e inmediato, es el de expectativas más altas de inflación en torno a mercados avanzados, pues, si la Fed adopta un tono más hawkish en respuesta, el dólar se fortalecerá imponiendo presión sobre los bonos corporativos y soberanos. Ambos informes son objeto de análisis en la reunión paralela del G20, que se está realizando en Argentina.