El operativo de recompra y canje de bonos de deuda pública que el Gobierno argentino realizará esta semana aleja tanto el escenario devaluatorio como las chances de que el conflicto con los fondos buitres llegue a su fin durante el gobierno de Cristina Fernández, según analizaron el banco de inversión JP Morgan y los analistas de Emso Partners.

La propuesta les cayó como un balde de agua fría a los que esperaban un acuerdo (con los holdouts) durante esta administración , sostuvo Patrick Esteruelas, gerente de cartera de Emso y que tiene a su cargo 2,000 millones de dólares de deuda de mercados emergentes, en una entrevista telefónica desde Nueva York con la agencia Bloomberg.

En la medida que la oferta sea exitosa, dejará al Gobierno en una mejor posición, lo que llevará a confiar menos en un acuerdo con los acreedores no reestructurados ( holdouts) en un contexto en el que, además, las reservas en moneda extranjera crecieron gracias a los canjes con China y el peso se recupera en los mercados informales, agregó Esteruelas.

El análisis de JP Morgan coincide en que la operación podría darle margen al Gobierno para postergar un arreglo con los fondos especulativos de inversión. Señaló que la propuesta también podría permitir al país postergar una mayor devaluación del peso, según JPMorgan.

Ante la consulta de la agencia, Michael O’Looney, portavoz del fondo NML Elliott, se negó a hacer declaraciones.

La operación que el Gobierno argentino concretará esta semana ofrece a los tenedores de Boden 2015 –que con unos 6,700 millones de dólares de vencimiento representan una de las cargas más pesadas para el año que viene- la recompra de esos papeles a una paridad de 97 dólares por cada 100 dólares nominales o el canje de los mismos por Bonar 2024 (a una paridad de 99.7 por cada 100 dólares), que aunque tienen una duración mayor y una tasa nominal más alta (8.25% frente a 7%), hoy tiene una tasa de retorno más baja.

El Gobierno recibirá las ofertas entre el miércoles 10 y la tarde del viernes. Según el Ejecutivo, cualquier resultado es ganancia: si la recompra y canje son exitosos, se reduce el stock de deuda, se estiran los plazos y se baja la incertidumbre; y si fracasa, quedaría demostrado que el premio que pagan los bonos de vencimiento cercano (y, por lo tanto, el alto costo de un eventual endeudamiento) obedece a maniobras especulativas en los mercados.

abr