El Parlamento de Canadá aprobó este miércoles un paquete de emergencia de unos 75,000 millones de dólares estadounidenses para ayudar a las personas y las empresas a sobrellevar la pandemia del coronavirus.

Tras la Cámara de los Comunes, el Senado adoptó este miércoles el proyecto de ley.

El texto entró en vigor durante el día tras su promulgación oficial e incluye nuevas medidas anunciadas por el primer ministro, Justin Trudeau, por la mañana.

El plan de 107,000 millones de dólares canadienses (unos 75,000 millones de dólares estadounidenses) incluye 52,000 millones en ayudas directas para ciudadanos y empresas, así como 55,000 millones en aplazamientos fiscales.

Para aprobar el texto, el Partido Conservador, la principal formación opositora, había exigido la retirada de una disposición que habría otorgado al gobierno plenos poderes para reducir o aumentar los impuestos y los gastos hasta finales de 2021.

"Autorizaremos cualquier medida de gasto justificada para responder a la situación pero no firmaremos un cheque en blanco", dijo el líder conservador Andrew Scheer.

Trudeau justificó la necesidad de la medida indicando que la "pandemia se mueve extremadamente rápido y es una situación excepcional que requiere una extrema flexibilidad y rapidez de respuesta de los gobiernos".

Las autoridades canadienses anunciaron este miércoles que a partir de la medianoche (04:00 GMT del jueves) los ciudadanos que regresen al país estarán obligados a permanecer en autoaislamiento durante 14 días.

Apoyo semanal de 500 dólares para los canadienses

El gobierno de Canadá anunció recientemente la implementación de medidas fiscales para paliar los efectos económicos que puede tener la crisis sanitaria por la nueva cepa de coronavirus.

“Ningún canadiense debe preocuparse por deudas o por poner comida sobre la mesa mientras enfrentamos el COVID-19. El nuevo programa de respuesta de emergencia de Canadá proporcionará  500 por semana, hasta por 16 semanas, para los canadienses que pierdan ingresos”, publicó en su cuenta oficial de Twitter el ministro de finanzas, Bill Morneau.

El programa también cubrirá a los canadienses que hayan perdido su trabajo, que estén enfermos, en cuarentena o cuidado a alguien que esté enfermo por COVID-19, así como los padres trabajadores que tengan que estar en casa sin pagar para que alguien cuide a los niños ya sea porque estén enfermos o porque las escuelas están cerradas.

“Adicionalmente, trabajadores que aún están empleados pero que no están recibiendo entradas de dinero por que sus trabajos se detuvieron a causa de la situación con el COVID-19, calificarán para el apoyo.

Esto debería ayudar a los empresarios a mantener los empleos mientras sobrellevan los difíciles tiempos con la seguridad de que tendrán la habilidad de retomar rápidamente sus actividades tan pronto como sea posible”, establece el documento oficial del gobierno canadiense.

“Los canadienses comenzarían a recibir sus pagos CERB dentro de los 10 días de la solicitud. El CERB se pagaría cada cuatro semanas y estará disponible desde el 15 de marzo de 2020 hasta el 3 de octubre de 2020”, concluye el comunicado.

Canadá cuenta hasta el momento con dos mil 792 casos de contagio según el mapa realizado por la Universidad Johns Hopkins y 27 muertos.