El primer ministro británico, David Cameron, pedirá en la próxima cumbre de líderes europeos que se lleven a cabo cambios en el sistema de fondos estructurales de la Unión Europea (UE), según informó el dominical The Sunday Telegraph.

El Jefe del Ejecutivo británico quiere que la UE introduzca modificaciones estructurales a sus fondos de 279,000 millones de libras, que cuestan al contribuyente británico más de 4,000 millones de libras al año.

Según un rotativo británico, la demanda de Cameron será del agrado de los diputados conservadores, que la semana pasada contribuyeron a asestar una derrota al Primer Ministro, en una votación parlamentaria sobre el presupuesto de la UE para el 2014-2020, al que se han opuesto los laboristas.

Mientras que el Premier conservador es partidario de que el presupuesto de la UE para el 2014-2020 quede congelado en términos reales (lo que equivale a un aumento al ritmo de la inflación), los rebeldes y los laboristas pidieron que se reduzca por las medidas de austeridad aplicadas en los países europeos.

Según fuentes del Gobierno citadas por The Sunday Telegraph, el sistema estructural de fondos de la UE es particularmente tonto y los cambios a los que aspira Cameron pueden conseguirse teniendo en cuenta que otros países apoyarían la demanda británica de una reforma.

El contribuyente británico aporta 4,200 millones de libras al año a los fondos estructurales, que pretenden estrechar la distancia entre los países ricos y pobres del continente.

A cambio, unos 1,200 millones de libras al año se devuelven a proyectos en el Reino Unido.

The Sunday Telegraph ha encontrado varios ejemplos de iniciativas que parecen no atacar la pobreza de forma directa; entre ellas, un centro de arte valorado en 24 millones de libras en la ciudad polaca de Bialystok o un proyecto botánico valorado en 13 millones de libras en Francia.

Cameron prevé emplear la reunión de líderes europeos prevista para los próximos 22 y 23 de noviembre para exigir, además, que los países ricos no reciban fondos estructurales de la UE.

En alianza informativa con CincoDías.com