La falta de mitigación y adaptación al cambio climático se convirtió este año en el mayor de los escollos que puede enfrentar el planeta, y el más costoso, por primera vez desde que el Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés) desarrolla su reporte anual de los Riesgos Globales , desde el 2007.

Además, los ataques perpetrados en Europa y la ola de inseguridad que se cierne por las amenazas de grupos terroristas se han exacerbado por la inestabilidad política global a su nivel más alto desde la Guerra Fría, declaró para una agencia de noticias John Dirzk, presidente de riesgos globales de la aseguradora Marxh, que colaboró con el informe.

Este panorama adverso llega en un momento en que los estragos de una crisis económica global que empezó en el 2008 no terminan de asentarse y que han dejado a las arcas públicas con un limitado espacio de maniobra para enfrentar desastres de tipo natural y de violencia, advierten.

Además, por primera vez en los 10 años que llevan divulgando este reporte, el WEF realiza una revisión específica al tema de seguridad y la incertidumbre geopolítica.

Evidencian que algunos Estados han promovido e incluso financiado actividades terroristas y de violencia, para tratar de garantizar su propia estabilidad y paz , lo que ha motivado presiones en sus países vecinos, que se han visto forzados a absorber a sus refugiados.

En el escaparate anual de riesgos globales, hacen un acercamiento a los retos de gobernabilidad que enfrentan en América Latina con el crimen organizado, la lucha contra los cárteles de las drogas .

Los 750 expertos consultados dividen en cinco temas los riesgos que pueden presentarse en los próximos 10 años: sociales, geopolíticos, tecnológicos, económicos y ambientales.

Hacen un acercamiento específico para los que pueden irrumpir en los próximos 18 meses, identifican a uno de tipo social como el de mayor probabilidad, el que tiene que ver con migraciones involuntarias a gran escala.

Luego, mencionados de la mayor a menor probabilidad: fenómenos meteorológicos extremos; falta de mitigación y adaptación al cambio climático; conflicto interestatal con consecuencias regionales, y los grandes desastres naturales.

Han acertado

Los expertos consultados por el WEF han sido especialmente acertados, al predecir desde el 2007 eventos como el choque por los precios del petróleo, el aterrizaje forzoso de China y un colapso en el precio mundial de las acciones, que se presentó entre el 2008 y el 2009.

En el 2010, el escaparate de riesgos económicos prevaleció entre los cinco más probables de presentarse.

Ahí volvió a advertir del riesgo de un colapso en las bolsas mundiales. Tres años después, tras el anuncio del presidente de la Fed de que comenzarían a analizar las estrategias de salida a sus políticas acomodaticias, originó uno de los mayores ajustes de portafolio desde el 2009.

Otro tema que predijo como riesgo en ese año fue la desaceleración de China que comenzó en efecto en el 2011 para pasar de expansiones de dos dígitos a 6.5% estimado para el 2016.

En el 2010, pronosticaron problemas de gobernabilidad. Sólo pasaron 11 meses para que irrumpieran las manifestaciones de Túnez, en África, con una serie de manifestaciones sociales en contra del sistema.