La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el jueves un proyecto de ley de gasto de 1.3 billones de dólares para evitar un tercer cierre de las operaciones del gobierno (shutdown) y financiar agencias federales hasta el 30 de septiembre, enviando la medida al Senado antes de la fecha límite de la medianoche de hoy.

La Cámara baja liderada por los republicanos respaldó el proyecto por 256 votos a favor y 167 en contra, pese a la oposición de algunos conservadores que protestan por el enorme déficit fiscal.

De 2,232 páginas, el plan propone 700,000 millones de dólares para defensa y 591,000 millones para otras áreas.

El proyecto ahora pasa al Senado, donde se tendrá como límite hasta la medianoche de hoy para su aprobación.

La Casa Blanca señaló que el presidente Donald Trump promulgará la iniciativa, que aumenta significativamente el financiamiento para defensa, pero reduce el gasto requerido en algunas de sus otras prioridades.

El presidente de la Cámara baja, Paul Ryan, celebró en un comunicado que esta propuesta contiene el mayor aumento de los fondos de defensa en 15 años.

En conjunto con los recién aprobados recortes de impuestos, el proyecto generará un déficit de presupuesto de más de 800,000 millones de dólares este año. Los conservadores han rechazado el gasto deficitario, que podría crear dificultades políticas para los republicanos que buscan la reelección en noviembre.

La aprobación pondría fin a varios meses de intensas disputas entre republicanos y demócratas sobre las prioridades del gasto, lo que llevó a dos paralizaciones del gobierno a principios de este año.

De manera inesperada, el presupuesto también incluye dos provisiones sobre control de armas de fuego: una destinada a reforzar el control de antecedentes y otra que permite a las agencias federales examinar la violencia armada como una amenaza a la salud pública, algo que había sido bloqueado durante décadas.

También incluiría reveses para Trump, quien no recibió todo el financiamiento que solicitó en algún momento en las negociaciones por el muro en la frontera con México, y que además vería reducido su pedido de fuertes recortes a la Agencia de Protección Ambiental, al Departamento de Estado y a otras oficinas federales.

Trump dijo en Twitter el miércoles por la noche que el proyecto de financiamiento le permitirá comenzar a construir un muro en la frontera del sudoeste con México. “Obtuve 1,600 millones de dólares para comenzar el muro en la frontera sur, el resto vendrá”, escribió.