A diciembre de 2010, Guerrero, Quintana Roo, Tabasco y Nayarit contaban con una deuda conjunta de 2,475 millones de pesos a instituciones bancarias después de haber obtenido préstamos por 4299.9 millones.

Dentro del último reporte de Moody’s México en cuanto a calificaciones crediticias respaldadas de los estados, Tabasco resultó el más endeudado de ellos con 1,815 millones de pesos por pagar a dos casas bancarias ante un endeudamiento inicial de 3,449,9 millones.

En el reporte de la agencia de calificación de riesgo financiero se detalla que a finales del año pasado, Guerrero debía a BBVA-Bancomer 173 millones de pesos después de contraer una deuda de 250 millones originalmente, Quintana Roo debía 300 millones al fondo del Instituto para el Desarrollo y Financiamiento del estado con Banamex sin haber aportado ni un peso a el compromiso inicial y a Nayarit le correspondía pagar a Banorte 187 millones de 300 millones prestados anteriormente.

El caso de Tabasco destaca al deberle 315 millones a Santander de 449.9 millones prestados inicialmente y también haber contraído una deuda con Banorte de 3,000 millones de los cuales había pagado 1,500 millones hasta el pasado diciembre.

La aclaración de estos compromisos fue emitida tras la publicación de la metodología de Moody’s para créditos respaldados y reflejó la presencia de cláusulas de incumplimiento cruzado en los contratos de crédito en cuestión, las cuales permiten que los acreedores declaren una amortización anticipada de los créditos si los deudores incumplen con otras obligaciones financieras no relacionadas. Las calificaciones de estos créditos fueron colocadas en revisión para una posible baja el 27 de enero de 2011.

apr