Standard & Poor’s Global Ratings (S&P) dijo que el anuncio de renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) no tiene implicaciones inmediatas para las calificaciones crediticias soberanas del Perú, que ahora están en “BBB+/Estable/A-2” para la deuda en moneda extranjera y en “A-/Estable/A-2” en moneda local.

Está previsto que el vicepresidente Martín Vizcarra juramente hoy viernes en reemplazo de Kuczynski hasta el 2021, cuando expire el mandato del gobierno.

El anuncio de renuncia de PPK se produjo un día antes de que los legisladores votaran sobre una moción de vacancia. La moción fue presentada contra el presidente sobre la base de “incapacidad moral”, alegando que su empresa de consultoría recibió pagos de la constructora brasileña Odebrecht hace unos años.

Estas acusaciones se encuentran entre una serie de investigaciones en curso a políticos y empresas peruanas acusadas de recibir sobornos de la empresa constructora. La renuncia del presidente probablemente fue influenciada por un video publicado la noche del martes en el que partidarios de Kuczynski parecen estar negociando proyectos de obras públicas a cambio de votos en contra de la vacancia.

Una votación similar tuvo lugar en diciembre del 2017 cuando el presidente evitó por poco el primer intento de impeachment.

“Creemos que la presidencia de Vizcarra probablemente no tendrá un impacto significativo en las políticas económicas y de inversión clave en Perú, siempre y cuando el nuevo gobierno pueda recuperar la confianza de los inversionistas”, dijo S&P.

“El futuro presidente Vizcarra deberá forjar alianzas en el Congreso para evitar conflictos recurrentes y avanzar en la agenda de gasto existente del gobierno”, agregó la agencia.

“La solvencia crediticia del Perú también se ve respaldada por una baja, aunque creciente, carga de deuda, un crecimiento continuo del PBI y una moderada deuda externa. La política monetaria fiable también ha mantenido la estabilidad del sector financiero y la confianza de los inversores”, resaltó.

S&P espera que el crecimiento económico del país mejore este año gracias al impacto combinado del estímulo fiscal, la inversión privada y los mayores precios de los metales. Sin embargo, retrasos adicionales en la ejecución de proyectos de inversión, relacionados con deficiencias institucionales y escándalos de corrupción presentan riesgos evidentes.

MOODY’S MANTIENE CALIFICACIÓN

Por otro lado, la agencia Moody’s informó que mantendrá sus estimaciones para el periodo 2018 -2019 y tampoco anticipa cambios en la calificación de “A3” de Perú o en su perspectiva Estable. A lo que se suma que mantiene su previsión de crecimiento de 3.5% para el 2018 y 2019.

“Tras la renuncia de PPK se espera que el vicepresidente Martin Vizcarra sea juramentado como nuevo mandatario este viernes. El resultado señala una continuidad de políticas, por lo no anticipamos una desviación material de la actual orientación de políticas del gobierno sobre la gestión macroeconómica”, refirió el vicepresidente senior credit officer de la clasificadora, Jaime Reusche. En esa línea, consideró que el hecho de que asuma Vizcarra debería reducir la incertidumbre política que hubiese existido en caso de haberse convocado a elecciones anticipadas.

No obstante, Adrián Garza, vicepresidente senior analyst de Moody’s, precisó que es probable que la cartera de proyectos de infraestructura enfrente demoras adicionales en el corto plazo como resultado de la renuncia de PPK.

“Sin embargo, esperamos que las inversiones en infraestructura, incluidas las asociaciones público privadas seguirán siendo la principal prioridad para el gobierno. A pesar de las dificultades recientes, las inversiones en infraestructura serán respaldadas por el sólido historial y marco institucional del Perú”, declaró.