El presidente Andrés Manuel López Obrador firmó un decreto con el cual acabará con las condonaciones fiscales, las cuales en los últimos sexenios han beneficiado a grandes contribuyentes.

“Se ha abusado de ese procedimiento y se va a eliminar”, aseguró López Obrador frente a medios de comunicación.

En su conferencia de prensa matutina, el Ejecutivo federal calificó las condonaciones de impuestos como un “huachicol de cuello blanco”, el cual se eliminará bajo el principio de progresividad, indicó.

“Es acabar con privilegios fiscales. Es hacer valer la Constitución en la letra y en el espíritu de que todos tenemos que contribuir y que tiene que haber una recaudación con el principio de progresividad, que deben de contribuir más los que obtienen más ingresos”, refirió.

El presidente estuvo acompañado de Margarita Ríos-Farjat, jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), quien informó que en los sexenios de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto se condonaron impuestos por 400,902 millones de pesos a 153,530 contribuyentes.

Detalló que en el periodo del 2007 al 2018, 54% del monto total condonado, 213,000 millones de pesos, se concentró en 108 contribuyentes del sector privado.

De estos contribuyentes, 48 fueron beneficiados en los dos últimos sexenios; 58 cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores, y 45 se ampararon para evitar que se dieran a conocer sus nombres.

Indicó que, no obstante esto último, en cumplimiento a la ejecutoria dictada en un amparo, el pasado 16 de abril de este año, el SAT entregó la información relativa a los condonados por 1 millón de pesos o más al Juzgado Octavo de Distrito en Materia Administrativa de la Ciudad de México.

Margarita Ríos-Farjat explicó que la condonación de impuestos es una atribución del titular del Poder Ejecutivo que se hace por decreto y su fundamento está en el artículo 39 del Código Fiscal de la Federación (CFF).

La funcionaria precisó que con el decreto presidencial queda sin efecto el artículo 39 del CFF. Agregó que, si bien en dicho artículo se mencionan situaciones específicas en que el Ejecutivo puede aplicar la condonación, “lo que vemos en los últimos 18 años, de diciembre del 2000 para acá, es que esto cambió. Se hizo un esquema distinto de condonación de adeudos”.

Explicó cómo el 31 diciembre del 2000, como parte de reformas al CFF, se propusieron condonaciones bajo ciertos requisitos, las cuales fueron del orden de 10 a 12.5% de los créditos fiscales en  contribuciones federales, incluidos accesorios.

Añadió que esta situación “controvierte el principio fiscal de universalidad de las contribuciones, porque al descargar a los deudores fiscales ya no es proporcional o equitativo, o quizá ya no es obligación de todos los mexicanos contribuir al gasto público”.

Un primer paso

De acuerdo con analistas, este decreto es un buen paso en lo que se refiere a la moral y pone piso parejo para todos los contribuyentes. Sin embargo, destacaron la necesidad de incentivar a aquellos contribuyentes que cumplen en tiempo y forma.

“El tema de condonar impuestos ha sido como una tradición sexenal. Cada seis años se hacía con la llegada de un nuevo presidente. Eliminar esta atribución es un paso importante para el Ejecutivo, ya que las condonaciones se podían prestar para favoritismos y grandes grupos eran los que se llevaban esos beneficios”, refirió Manuel Baltazar Mancilla, director de México Fiscal.

Reconoció que es un buen paso, pero descartó que se logre aumentar de manera importante la recaudación de impuestos durante el sexenio, además de que se necesita incentivar más a aquellos contribuyentes que cumplen adecuadamente con sus obligaciones fiscales.

Por su parte, Fundar, Centro de Análisis e Investigación, indicó que el decreto constituye “un paso fundamental para avanzar hacia un sistema tributario sin privilegios fiscales, que contribuya a combatir la extrema concentración de la riqueza”.

Anteriormente, Fundar había realizado un estudio en donde exponía que este tipo de condonaciones fiscales favorecía, en su mayoría, a grandes contribuyentes, con lo cual se hacía más visible la desigualdad en México.

“Reconocemos la voluntad del Ejecutivo por avanzar hacia un sistema tributario más equitativo y revelar el comportamiento (que han tenido) las condonaciones fiscales (...)”, informó el organismo.

Pero sostuvo que no se puede dejar de mencionar que “es importante publicar la información en materia de cancelación de créditos fiscales, los montos y el nombre de los beneficiarios”.

En un pronunciamiento publicado tras la firma del decreto, Fundar consideró que el SAT debe aumentar la transparencia y la rendición de cuentas, por lo que se tendría que haber dado más detalles sobre la información de las condonaciones que se presentó  durante la conferencia matutina del presidente.

Recaudación creció 4.5%

Por otro lado, la titular del SAT informó que la recaudación tributaria incrementó, durante el primer cuatrimestre del año, 4.5% en términos reales respecto al mismo periodo del 2018.

En su presentación, Ríos-Farjat detalló que ese porcentaje representó 95,000 millones de pesos más en comparación con lo que el erario público obtuvo a través del pago de impuestos el año pasado.

En este sentido, en los primeros cuatro meses del 2018, el SAT recaudó 1.07 billones de pesos, mientras que este año la cifra ascendió a 1.17 billones.

“Vamos fluctuando así, entre 4.5 y 5.5% (de crecimiento). De hecho, llegamos al primer billón de pesos el pasado 23 de abril, ya descontando todo lo que son devoluciones y demás. Esto ya es recaudación neta”, explicó.

[email protected]