Los Cabos, Baja California.- Los líderes de las veinte economías más importantes del mundo han llegado al Centro de Convenciones para su primera sesión plenaria de la VII Cumbre de Líderes del G20.

Los últimos en llegar por protocolo fueron los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama; de China, Hu Jintao, y de Rusia, Vladimir Putin.

Así, los líderes del G-20 fueron recibidos por el presidente Felipe Calderón, quien es anfitrión de la cumbre.

Putin fue el único mandatario que fue recibido por la canciller de México, Patricia Espinosa.

En el nuevo centro de convenciones, se pudo observar que el presidente de Francia, Francois Hollande, intercambio una palabras con su homólogo de China.

Los titulares del Fondo Monetario Internacional y el de la ONU, hablaron con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

"Reafirmemos nuestro compromiso con el futuro", dijo Calderón en su discurso inicial.

La reunión representa una oportunidad para saber "si seremos capaces de mantener nuestro compromiso con la democracia y el libre comercio", añadió.

El evento, rodeado de excepcionales medidas de seguridad, tiene lugar en un momento de turbulencia económica mundial por las dudas que representan varios países de la zona euro, principalmente Grecia y España.

Inicia justo un día después de que la victoria de la derecha proeuropea en las elecciones generales de este último país provocara una sensación de alivio de sus socios en la divisa común y en toda la comunidad internacional.

"Yo confío en que con la voluntad de todos y cada uno podemos aspirar a construir los consensos por ejemplo para elevar la capacidad de respuesta del FMI", afirmó Calderón en referencia a otros de los asuntos prioritarios de la actual coyuntura económica, en la que se intenta dotar de más fodos al Fondo Monetario Internacional.

"Es clave analizar y discutir políticas que nos permitan mitigar los efectos adversos de la volatilidad" financiera, sostuvo el anfitrión del encuentro internacional.

APR / Con información de AP