Una prolongada caída en los precios del petróleo podría provocar una desaceleración económica en Texas, la principal entidad productora de crudo en Estados Unidos, y la pérdida de 128,000 empleos para mediados de 2015.

Sin embargo, de acuerdo con un estudio del Banco de la Reserva Federal de Dallas (Dallas Fed) sobre el impacto de los precios del petróleo en el empleo en Estados Unidos, la caída en este sector en lo general beneficiaria al país con un aumento adicional de hasta el 0.6% del Producto Interno Bruto (PIB).

Destacó que Texas podría llegar a perder hasta unos 128,000 empleos para mediados de 2015 en caso de que el precio del referencia se mantenga en alrededor de los 55 dólares por barril.

Sin embargo, aun esta reducción no sería suficiente para frenar a cero el crecimiento del empleo en la entidad, aseguró la institución.

Texas está en camino de cerrar este año con la creación de unos 390,000 nuevos empleos tras haber generado unos 295,000 nuevos puestos de trabajo el año pasado.

De acuerdo con el Dallas Fed, el desplome de las cotizaciones del hidrocarburo podría causar la pérdida del 1.1% del empleo no agrícola en Texas, donde existen mas de 11.6 millones de puestos de trabajo.

De mantenerse por un periodo prolongado, la baja en este rubro podría impactar en forma negativa al empleo en sólo unas ocho entidades del país, incluyendo Texas.

Empero a nivel nacional la economía de Estados Unidos se verá beneficiada con la reducción de los precios del petróleo.

El Dallas Fed, uno de los 12 distritos en que esta dividido el Banco de la Reserva Federal, apuntó que la baja en los precios del crudo, que se traduce en una disminución en los costos de las gasolinas, podría significar un crecimiento adicional de entre el 0.5 y 0.6% del Producto Interno Bruto.

erp