El Banco Mundial (BM) consideró que la caída del precio del petróleo puede tener un efecto positivo en el desempeño de la economía mundial, a partir de la mayor disponibilidad de recursos que tendrán los importadores de combustible.

Según el organismo, el precio del petróleo podría seguir con precios bajos durante el 2015, lo que tendría un impacto determinante en el ingreso real de los países exportadores de petróleo y los importadores.

Tal como lo había explicado el Fondo Monetario Internacional (FMI), el BM considera que el contexto es propicio para motivar una redistribución de la renta real, lo que sería favorable para la reconstitución de los ahorros fiscales de algunas economías emergentes.

Al interior de uno de los tres primeros capítulos liberados del reporte anual Global Economic Prospects 2015, los economistas del BM estiman que en términos generales, una caída de 30% en el precio del petróleo viene acompañada de un incremento del crecimiento global de medio punto porcentual a mediano plazo.

En tanto para los países exportadores, como México, el BM anticipa importantes desafíos e impactos adversos al debilitarse sus perspectivas de crecimiento y la posición fiscal externa .

En los países exportadores, esta baja aguda es un recordatorio de las importantes vulnerabilidades inherentes a la actividad económica altamente concentrada, así como de la necesidad de revitalizar la diversificación a mediano y largo plazo , expone.

El lado positivo

De acuerdo con el BM, al caer el precio del petróleo se facilita una redistribución de recursos de los productores de petróleo a los consumidores de petróleo.

Esta idea fue desarrollada recientemente por el FMI, cuando el director del Departamento Occidental del organismo detalló que los consumidores gastan más de lo que gastan los productores.

Al caer el precio del petróleo, este combustible le sale más barato a los consumidores, le sale más barato a las empresas, y ese ahorro que tiene, facilita el ahorro o un gasto adicional, dependiendo de las condiciones de la economía y la dirección administrativa del país , precisó en conversación con El Economista.

Reconstruir ahorros fiscales

En el documento del organismo, el BM explica que se sostendrá el efecto de volatilidad en el mercado, resultado de la incertidumbre por la normalización de las tasas en economías desarrolladas. Y la volatilidad se prolongará ante la persistencia del debilitamiento del precio del petróleo, esperada para este año.

Según el análisis, las economías emergentes necesitan reconstruir sus ahorros fiscales para apuntalar su actividad económica en los tiempos de incertidumbre que se aproximan.

En ese contexto, el colapso del precio del petróleo podría propiciar la oportunidad para generar estos ahorros en las economías emergentes importadoras.

El resto del documento, que incluye las perspectivas de crecimiento globales y un análisis regional, será divulgado la semana entrante, el 13 de enero.