De no emprender acciones que aprieten el cinturón a los recursos federales durante el año, como un recorte al gasto corriente, las finanzas públicas podrían enfrentar un boquete por 100,000 millones de pesos hacia el 2016, por el impacto de la caída de los precios del petróleo, alrededor de 0.7% del PIB, alertó el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, a la Iniciativa Privada.

Si bien el titular del banco central tranquilizó a la Iniciativa Privada con el control inflacionario, entre la clase empresarial persiste inquietud y preocupación por la falta de crecimiento económico en el 2015, por lo que insistirán en emprender un recorte al gasto corriente para blindar la economía el próximo año.

A su salida de la reunión privada del Consejo Coordinador Empresarial con Agustín Carstens, Juan Pablo Castañón, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana, explicó que durante el 2015, México posee un seguro que da ingresos fiscales equivalentes a que el precio del petróleo fuera de 76 dólares por barril; pero, si la situación se mantuviera igual a partir del 2016, ya no se tendría esa cobertura y debería ajustarse a una nueva realidad de precios.

Si el precio fuera de 40 (dólares), la diferencia del ingreso fiscal entre el equivalente a 75 y 40 significa un boquete fiscal de ingresos importante. Es de 0.7% del PIB. Vas a ingresar cerca de 100,000 millones de pesos, que se podría compensar con impuestos, deuda, o ahorrando mas , comentó el líder patronal, así que lo más recomendable es un programa de ahorros de la administración pública.