El primer ministro japonés, Shinzo Abe, sufrió un golpe vergonzoso a finales de enero, cuando su ministro de Economía, Akira Amari, renunció en medio de un escándalo financiero. Amari es una figura central de la estrategia económica nacional (conocida como Abenomics, juego de palabras entre Abe y economics) y del papel de Japón en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

Tras una semana de ofuscación, Akira Amari renunció la noche del jueves 28 de enero, una medida que podría retrasar la ratificación de Japón en el enorme pacto comercial que contempla a 12 naciones de las costas del Pacífico. Amari debía viajar a Nueva Zelanda una semana después, para la firma del pacto.

El presupuesto y legislación clave deben pasar rápidamente durante la sesión del Parlamento actual. No puede llegar a ser un factor que vaya a obstaculizar eso , dijo Amari en una rueda de prensa la noche del jueves, según el diario Yomiuri Shimbun, cuando anunció su dimisión al cargo.

Amari trató de distanciarse del escándalo que provocó su renuncia. Shukan Bunshun, revista semanal, afirmó una semana antes que Amari y dos de sus secretarios recibieron poco más de 100,000 dólares en donaciones ilegales procedentes de una empresa de construcción a cambio de su ayuda para resolver una disputa.

NOTICIA: Dimite a su cargo el Ministro de Finazas japonés

A pesar de que yo no estaba involucrado, este (asunto) fue provocado bajo la responsabilidad de mi supervisión , dijo Amari en la conferencia de prensa. No puedo endilgarle la responsabilidad a mis secretarios .

Reconoció que recibió 8,400 dólares en efectivo de un funcionario de la empresa constructora, pero negó haber quebrantado ninguna ley, diciendo que el dinero fue reportado como donaciones políticas en línea con las regulaciones. No obstante, Amari reconoció que uno de sus secretarios recibió 42,000 dólares de la empresa y se declaró menos de la mitad de esta cantidad.

Akira Amari se convirtió en el cuarto miembro del gabinete de Shinzo Abe, el más fundamental para la misión política de Abe, en dimitir por acusaciones de irregularidades financieras.

El primer ministro cargó con la culpa la noche de ese mismo día, al emitir una expresión estándar en la política japonesa para expresar su pesar. La responsabilidad de nombrar a (Amari) recae en mí , dijo, según el Yomiuri Shimbun. Quiero disculparme profundamente con el público por la situación causada .

NOTICIA: Funcionarios del Banco de Japón, de acuerdo con mejora de precios

Revitalizar la economía de Japón ha sido una de las principales prioridades de Abe. Amari trabajó fuertemente en la promoción de la Abenomics, la política social y económica de Abe, con planes de estímulos y de reformas, así como con la negociación del TPP.

Después de ocho años de negociaciones, el acuerdo comercial, liderado por Estados Unidos y Japón, se concretó a finales del año pasado. Los gobiernos de los países miembros están próximos a firmar, pero todavía tiene que ser ratificado por las legislaturas de la mayoría de los interesados. Ha habido oposición al acuerdo en muchos de estos países, incluidos Estados Unidos y Japón.

Tobias Harris, analista sobre Japón en la consultora Teneo Intelligence, advirtió que la renuncia de Amari privó a Abe de uno de sus aliados políticos más cercanos y de alguien que ha servido eficazmente como ministro de Abenomics.

También tiene implicaciones políticas inmediatas; sobre todo se cuestiona si el gobierno de Abe podrá proceder a la ratificación del Acuerdo Transpacífico durante la sesión actual , escribió Harris en una nota de investigación.

NOTICIA: Japón evita una recesión; PIB sube 1% en 3T

Anna Fifield es jefa de la oficina del Washington Post en Tokio, centrada en Japón y Corea.

mfh