La Inversión Extranjera Directa (IED) mundial disminuirá entre 10 y 15% en 2016, lo que refleja la fragilidad de la economía mundial y la persistente debilidad de la demanda agregada, estimó la Conferencia de Naciones Unidas Sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

Esta tendencia obedece también al crecimiento lento en algunos países exportadores de materias primas, las medidas de política eficaces para frenar los acuerdos de inversión y una caída en las ganancias de las empresas multinacionales en 2015.

La UNCTAD proyectó que en el mediano plazo los flujos mundiales de IED reanudarán el crecimiento en 2017 y superarán los 1.8 billones en 2018, pero permanecerán por debajo del pico anterior a la crisis.

Las llegadas de IED a nivel global crecerían 7% en 2017 y 8% en 2018, con un comportamiento casi similar entre las economías desarrolladas y en desarrollo.

Las proyecciones de la UNCTAD muestran que las economías desarrolladas verían una caída de entre 10 y 14% en 2016, para luego crecer en los dos años siguientes, 6 y 8%, respectivamente.

A su vez, las economías en desarrollo tendrían un retroceso de entre 12 y 16% en los arribos de IED en el año en curso, para luego escalarlos 8 y 9% en 2017 y 2018.

Finalmente, las economías en transición registrarían un aumento de entre 6 y 34% en su captación de IED en 2016, para posteriormente crecer 13 y 12% en los siguientes dos años en forma respectiva.

Las llegas de IED a nivel mundial sumaron 1 billón 762,000 millones de dólares en 2015, de los cuales 963,000 correspondieron a economías desarrolladas; 765,000 millones fueron captados por economías en desarrollo, y los restantes 35,000 millones fueron recibidos por las economías en transición.

México cayó de la posición 13 a la 15 entre los países que más atrajeron flujos de IED entre los años 2014 y 2015, un descenso que fue registrado aun cuando México captó 30,000 millones de dólares de IED en el año pasado, frente a los 26,000 que recibió en 2014.

En otra clasificación, incluida en el reporte anual de la UNCTAD, ubicó a México en la octava posición entre las economías más atractivas para captar IED en el periodo 2016-2018, el mismo lugar que alcanzó en 2014, de conformidad con una encuesta levantada por el organismo.

Estados Unidos fue la nación más atractiva en perspectiva durante ese trienio, y le siguieron China, India, Reino Unido y Alemania.

[email protected]