El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, dijo que en los últimos dos años las ganancias de los bancos comerciales por retiros en cajeros automáticos se redujeron de 4,321 millones de pesos a 2,361 millones de pesos, es decir, a casi la mitad.

Al comparecer ayer ante la Comisión de Hacienda del Senado para entregar el informe anual sobre el comportamiento de la reducción en las comisiones que cobran los bancos en territorio nacional, dijo que el precio de la anualidad de la tarjeta de crédito se redujo en 14.9%, mientras que el uso del plástico aumentó 9.3 por ciento.

Mencionó que la terminal de punto de venta redujo su precio en 12.3%, y aumentó su uso en 12.8 por ciento.

Refirió que las comisiones por administración de cuentas actualmente es 23.5% más barata, lo cual generó un aumento de 14% de usuarios. Mencionó que la banca electrónica redujo comisiones en 27.2%, y su uso creció 13.6 por ciento. Respecto de los cheques, afirmó que bajaron comisiones en 10.3%, siendo el único servicio que se redujo en 6.5 por ciento.

Los retiros de tarjeta de débito en cajeros automáticos redujeron sus costos en 18.1% y el aumento de su uso fue de 1.6 por ciento.

Agustín Carstens destacó que en el 2011 sumaron 1,269 millones de retiros del mismo banco, mientras que en el 2009 se registraron 1,120 millones de retiros.

Los ingresos totales por retiros en cajeros cayeron significativamente del 2009 al 2011, al pasar de 4,321 millones de pesos a 2,361 millones de pesos.

El Gobernador del banco central detalló que son los acreditados de alto riesgo (bajo límite de crédito) quienes pagan tasas altas, pero representan una fracción pequeña del mercado, y añadió que la tasa de interés promedio ponderada es de 12.8 por ciento.

Carstens consideró que la expropiación de la filial de Repsol por el gobierno de Argentina no tendrá influencia en México, y calificó la medida decretada por la presidenta Cristina Fernández como grave .