El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) disminuyó 5.6% con respecto a abril del 2016, con datos desestacionalizados; con lo cual suma 15 meses en terreno negativo, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) sobre el indicador que elabora en conjunto con el Banco de México.

La caída general en comparación anual disminuyó en línea con los cinco componentes que mide la Encuesta Nacional sobre Confianza del Consumidor. Todos registraron bajas anuales con datos desestacionalizados. Lo cual indica a grandes rasgos que la percepción de los consumidores sobre el estado general de la economía y sobre su situación financiera personal cayó con respecto a abril del 2016.

El indicador que vio el revés más importante fue el que engloba las posibilidades de que en el momento actual los integrantes del hogar se compren muebles, línea blanca u otros aparatos electrodomésticos, el cual en comparación con el mismo mes, pero del 2016, reflejó un caída de 10.8 por ciento.

Le siguió el concepto sobre la situación económica del país hoy en día, comparada con la de hace 12 meses, pues vio una caída de 10.6 por ciento. El rubro de la confianza económica del país esperada dentro de 12 meses respecto de la actual cayó 5.4 por ciento.

Los conceptos que registraron las caídas más acotadas fueron el de la situación económica esperada de los miembros del hogar dentro de 12 meses respecto de la actual y el de la situación económica del país hoy en día, comparada con la de hace 12 meses, con decrementos de 1.1 y 1.7%, respectivamente.

Pese a que la comparación anual registró una caída en todos sus componentes, el ICC repuntó 3.8% en abril con respecto a marzo de este mismo año, esto con cifras ajustadas por estacionalidad. De esta manera se consolidó como el tercer mes al alza y también el más alto desde el 2012.

En la estimación respecto al mes anterior, todos los componentes que reporta el ICC vieron aumentos. La situación económica del país esperada dentro de 12 meses, respecto de la actual fue la que vio la variación porcentual más destacada, de 7.4% con respecto a marzo de este año.

La situación económica del país hoy en día, comparada con la de hace 12 meses, también aumentó 4.8 por ciento.

El concepto que reporta las posibilidades en el momento actual de los integrantes del hogar comparadas con las de hace un año, para realizar compras de muebles, televisor, lavadora y otros aparatos electrodomésticos, aumentó 3.1 por ciento.

En este comparativo con respecto a marzo, la situación económica en el momento actual de los miembros del hogar comparada con la que tenían hace 12 meses y la situación económica esperada de los miembros del hogar dentro de 12 meses, respecto de la actual, también vieron menores variaciones como en la comparación anual, pero en este caso al alza. La primera aumentó 0.9% y la segunda 1.2 por ciento.

De acuerdo con Invex Banco, la estabilización de los precios de gasolinas y una postura menos agresiva desde el gobierno estadounidense han favorecido una ligera recuperación de la confianza. Esto podría apoyar un crecimiento sostenido del consumo, aunque a un menor ritmo a lo observado en los últimos trimestres.

Así, consideran probable que la confianza se mantenga cercana a los niveles actuales mientras que la inflación siga al alza y exista el temor de que la relación con Estados Unidos se deteriore.

El Índice de Confianza del Consumidor está constituido tanto por la opinión que el entrevistado tiene del presente (comparado con algún punto de referencia en el pasado) como por su opinión de la situación futura (comparada con la presente); y tiene como materia prima para su elaboración la Encuesta Nacional de Confianza del Consumidor, que se realiza los días 20 de cada mes en todos los estados del país.