Ante los retos que se tienen en el sistema de salud como una mayor cobertura, mejorar los servicios y combatir las enfermedades crónico-degenerativas como la diabetes, es necesario que el próximo gobierno aspire a la universalidad de la seguridad social, comentaron expertos del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP).

Héctor Villarreal, director general del organismo indicó que, si bien los candidatos a la presidencia han hablado de afiliar a más personas a programas de salud como el Seguro Popular, no explican cómo se financiará, por lo que les presentarán un análisis de cómo puede lograrse un mejor sistema de seguridad social.

Si el país no aspira a una universalidad de la seguridad social, los recursos que se destinen a estos rubros cada vez absorberán más las finanzas públicas sin dejar espacio a la inversión en educación, infraestructura y otros aspectos de la política pública que son importantes”, dijo al presentar un análisis del sistema de salud en México.

Resaltó que, ante el cambio demográfico y la transición epidemiológica, el gasto en salud aumentará a un ritmo de 4.2% anual y que en 2035 podría llegar a representar 10.2% del Producto interno Bruto (PIB).

Al respecto Judith Méndez, coordinadora del área de salud y finanzas públicas del CIEP, refirió que actualmente 21 millones 424,924 personas no están afiliadas a alguna institución de salud como el IMSS o ISSSTE.

Destacó que México es uno de los países donde sus ciudadanos destinan más de sus bolsillos a la salud privada. “La teoría sugiere el gasto de salud privada no debe ser más del 20%, pero en México se destina hasta el 47% a pesar de que los trabajadores cuentan con el servicio público de salud”.

Con respecto a la calidad de los servicios que ofrecen las instancias públicas, expuso que en el sector privado se tiene una tasa de calidad de servicio del 212%, es decir, hay más preferencia y satisfacción en los servicios privados.

“En las instituciones privadas, el promedio de espera para que se atienda a las personas es de media hora; mientras que en el IMSS es de 91 minutos y de los que tienen Seguro Popular llegan a esperar 61 minutos para que se les atienda”.

¿Cómo lograr seguridad social universal?

Ricardo Cantú, director de investigación del CIEP detalló que para lograr un esquema universal de seguridad social es necesario ampliar el paquete básico de enfermedades que se atienden en los servicios públicos.

Expuso que la Organización Mundial de la Salud considera 10 enfermedades para tener un paquete de servicios esenciales como control prenatal, neumonía, VIH, hipertensión y diabetes.

Sin embargo, acotó que para el caso de México se deben agregar tres enfermedades que están afectando la salud del país: cáncer de mama, cáncer de próstata y depresión.

“El costo de atender estas tres enfermedades sería del 4.6% del PIB, para poner en contexto este gasto y la dimensión que representa, en 2016 se gastó 2.96% del PIB en todo el sector salud, y en 2018 el gasto a salud se estima 2.5% del PIB, es decir, se redujo”.

Ante ello, remarcó la importancia de atender y universalizar estas tres enfermedades en el sistema de seguridad social, pues van a requerir mayores recursos de las finanzas públicas.

“Si comparamos a nivel internacional, ese 4.6% queda muy lejos del 10% del PIB del gasto que destinan a salud los países que ya tienen seguridad social universal”.

Para el financiamiento de un sistema de seguridad social universal en el país, comentó que es necesario una participación más activa de los gobiernos locales, ya sea incrementando sus ingresos para moverlos a salud o bien reduce gastos en otros rubros que generan duplicidades en los programas de salud.