El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) calificó de fundamental insistir en un fortalecimiento de las fuentes de recursos recurrentes del sector público y una revisión del ejercicio del gasto.

Consideró que la inversión productiva y recursos bien dirigidos para solventar carencias de los hogares son fundamentales para impulsar la inversión privada de largo plazo, lo que se debe complementar con un fortalecimiento del Estado de Derecho y reglas del juego claras que inhiban la corrupción e impunidad.

Refirió que la fortaleza interna de la economía es fundamental para hacer frente a los desequilibrios del exterior y en este contexto, la salud de las finanzas públicas es un factor determinante.

En su Análisis Económico Ejecutivo, el CEESP expuso que en el mejor de los casos, el 2018 concluirá dentro de los parámetros estimados en los Criterios Generales de Política Económica.

Reconoció que la tendencia que llevan los ingresos totales del sector público permite anticipar que concluirán el cierre del presente ejercicio con una cifra ligeramente superior al total reportado en el 2017, aun cuando en este año no se tengan recursos adicionales provenientes del remanente del Banco de México (Banxico).

No obstante, expone el organismo del sector privado, destaca la necesidad de seguir trabajando en el fortalecimiento de las fuentes de recursos recurrentes del sector público.

“Si bien la recaudación tributaria mejoró tras la política tributaria aprobada con la reforma fiscal del 2014, se aprecia una moderación en su ritmo de avance”, advirtió.

Indicó que en materia de gasto se observan esfuerzos importantes para contener su ritmo de crecimiento, en especial durante el 2017.

Sin embargo, aclaró el organismo dependiente del Consejo Coordinador Empresarial que en el 2018 se observa un ligero repunte en el ejercicio de recursos, en especial en el gasto corriente, que se puede atribuir a las necesidades que propicia el periodo electoral de finales de sexenio.

Añadió que por lo anterior es determinante mejorar la salud de las finanzas públicas y sobre todo revisar el ejercicio del gasto.