Todas las entidades financieras que han vendido hipotecas con cláusulas suelo, propias o de entidades absorbidas deberán tener lista esta semana la infraestructura interna necesaria para atender a los clientes que hayan decidido reclamar ese dinero cobrado de más. Se calcula que hay millón y medio de afectados.

El próximo miércoles 22 es cuando se cumplen los 30 días que el Real Decreto-ley daba de plazo al sector para organizarse. No obstante, la mayoría no apurará el plazo.

El lunes comenzarán a atender a los afectados Sabadell y Liberbank, dos de las entidades que siguen aduciendo que sus cláusulas suelo no son ilegales, porque eran transparentes. Estos bancos se sienten avalados por el recurso que acaba de ganar Caja Rural de Teruel ante el Supremo, que consideró que sus cláusulas sí eran claras.

El banco catalán pondrá a disposición de sus clientes en las sucursales un impreso que deberán rellenar con sus datos personales e información básica del préstamo.

Alrededor de la mitad de los afectados de Sabadell ha renegociado sus préstamos. Casi todos los que lo han hecho en el último año han modificado su hipoteca a tasa variable por una a tasa fija.

El banco está dispuesto a llegar a nuevos acuerdos con clientes. No obstante, considera que aquellos que ya han renegociado no tienen derecho a reclamar, según fuentes de la entidad. En ese caso, su única opción es acudir a los tribunales.

Liberbank tiene una cartera hipotecaria con cláusula suelo por 1,200 millones. Su estrategia es parecida a la de Sabadell. Cree que quienes ya pactaron la eliminación del suelo no tienen derecho a devoluciones de ningún tipo y refiere que cuenta con el aval de algunas sentencias judiciales.

Abanca tendrá todo preparado el martes. CaixaBank cuenta desde el día después de la publicación del Real Decreto con un formulario colgado en su web para solicitar la devolución. Bankia y BMN montaron su dispositivo en una semana. Son las únicas que están devolviendo todo el dinero a todo el colectivo. Es decir, también a aquellas personas que renegociaron sus contratos.