Un brote de coronavirus en China que ha provocado la muerte de al menos 81 personas y se ha propagado a varios países afectaría la economía del país asiático, motor del crecimiento global, aunque analistas afirman que es muy pronto para cuantificar el impacto general a empresas y consumidores.

El consenso es que, en el corto plazo, la producción económica se verá mermada debido a mayores medidas preventivas impuestas por las autoridades, vetos al desplazamiento y una ampliación del feriado del Año Nuevo Lunar para limitar la propagación del virus.

Shanghai informó el lunes que las firmas no podían retomar sus actividades antes del 9 de febrero y a las empresas en Suzhou se les ordenó mantenerse cerradas hasta al menos el 8 de febrero. El gobierno alargó en tres días el feriado del Año Nuevo Lunar, que normalmente se extiende por una semana, hasta el 2 de febrero.

Wuhan, ciudad de 11 millones de habitantes y el epicentro del brote en el centro del país, está prácticamente en cuarentena, con restricciones de movimiento estrictas en otras ciudades de China.

Para entender los probables efectos a largo plazo del nuevo brote, muchos analistas están estudiando el síndrome respiratorio agudo grave (SARS, por su sigla en inglés), un coronavirus originado en China que en el 2002 y el 2003 provocó la muerte de cerca de 800 personas en todo el planeta.

“La economía tuvo un pronto repunte luego de que se desvaneció el SARS”, afirmó Larry Hu, de Macquarie Capital. Se vieron golpeados el transporte las ventas minoristas y de restaurantes, pero, según Hu, en general el SARS fue sólo una “irregularidad que no movió la tendencia mayor”.

Esta vez, sin embargo, analistas afirman que la mayor dependencia que tiene China del consumo como conductor de su economía en comparación a la que tenía a comienzos de la década del 2000 podría mermar el crecimiento.

“En China, durante el 2019, el consumo aportó cerca de 3.5 puntos porcentuales a la tasa de crecimiento de 6.1% del PIB. Un cálculo rápido sugiere, que si el gasto en tales servicios bajó en 10%, el crecimiento del PIB general disminuiría en 1.2 puntos porcentuales”, indicaron analistas de S&P Global Ratings.