Brasil anotó un déficit comercial de 3,174 millones de dólares en enero, mostraron datos del Gobierno publicados el lunes.

El mercado preveía un déficit de 3,000 millones de dólares, según la mediana de los pronósticos de 17 analistas consultados en un sondeo de Reuters.

En diciembre, el país había tenido un superávit comercio de 290 millones de dólares.

En enero "las importaciones empiezan a subir, porque las empresas empiezan a reponer sus inventarios", explicó el secretario de Comercio Exterior Daniel Godinho, en relación a la característica "estacional" del primer mes del año, que desde hace cuatro años es deficitario.

En el 2014, la mayor economía de América Latina tuvo un déficit comercial de 3,930 millones de dólares, su primer saldo en rojo en 14 años. En ese ejercicio, el país exportó 225.101 millones de dólares e importó 229,031 millones.

Ese saldo fue el primero negativo de la balanza comercial desde 2000 y el peor resultado desde 1998, cuando el déficit fue de 6,600 millones de dólares.

La caída aguda de los precios de materias primas como el mineral de hierro o la soja, así como la debilidad de la economía argentina, que es uno de los principales socios de Brasil, marcaron la pauta del 2014.

Brasil registró en el 2013 un superávit de balanza comercial de 2,500 millones de dólares.

El gigante sudamericano cerró un 2014 marcado por magros datos macroeconómicos y la presidenta Dilma Rousseff reaccionó anunciando un programa de ajuste para intentar equilibrar las cuentas públicas.

Para el 2015, el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo drásticamente su expectativa de crecimiento de Brasil, de 1.4% a 0.3%, ante la posible retirada de capitales del país y el impacto por la desaceleración china.

(Con información de AFP)

abr