El Gobierno de Brasil recortó su estimación del crecimiento económico en el 2017 a un 0.5% desde un 1% estimado anteriormente, informó el miércoles el Ministerio de Hacienda, una revisión que llevaría a que se congele el presupuesto y a una alza en los impuestos más tarde en el día.

Se espera que el Gobierno anuncie un congelamiento del gasto público de entre 30,000 y 35,000 millones de reales (entre 9,700 y 11,310 millones de dólares) y un alza de los impuestos como medidas para tratar de cumplir con su meta de déficit presupuestario.

En tanto, la cartera pronosticó una inflación de un 4.3% para este año frente a una estimación previa de un 4.7 por ciento. Para el 2018, prevé un crecimiento de un 2.5% y una inflación de un 4.5 por ciento.