La inflación podría acelerarse más en Brasil en los próximos meses, pero los responsables de la política monetaria trabajarán para rebajarla hasta su objetivo "lo más rápido posible", dijo el martes el presidente del banco central, Alexandre Tombini.

En un discurso ante legisladores en Brasilia, Tombini afirmó que "no sería una sorpresa" si la inflación a 12 meses se dispara por encima de los niveles actuales en el próximo par de meses, mientras un real más débil impulsa el precio de los bienes importados.

No obstante, reiteró que el banco sigue comprometido con la rebaja de la inflación, que ronda actualmente el 6.56% en una base anual, hasta su objetivo del 4.5 por ciento.

"El calendario con el que estamos trabajando es el final del 2016", indicó Tombini.

El presidente del banco central explicó que parte del declive de la inflación debería llegar gracias a la desaceleración de la economía global y los controles fiscales más estrechos en Brasil.

Tombini agregó que el objetivo gubernamental de un superávit primario del 1.2% para el 2015 debería tener un efecto en los precios entre "neutral y ligeramente contraccionario".

El real se ha depreciado más de 9% frente al dólar este año por el declive comercial y el fuerte crecimiento económico estadounidense, que debilitó la demanda de activos locales.

Tombini dijo que no cree necesario deshacer la cantidad actual de swaps monetarios del banco a corto plazo. Estos instrumentos son usados para proteger a los negocios locales de los movimientos de las divisas.

Aseguró que el banco central seguirá vigilando el mercado cambiario durante las dos próximas semanas antes de decidir los próximos pasos de un programa de intervención.

Tombini dijo que espera una recuperación gradual de la economía brasileña, que salió de una recesión en el tercer trimestre. Un sondeo del banco central calcula que la economía crecerá 0.18% en el 2014 y 0.73% en 2015.

abr