Mientras la Organización Mundial de Comercio (OMC) realiza un seguimiento para determinar las acciones que utiliza Brasil para proteger su mercado, empresarios reunidos en la Cámara de Comercio Internacional (CCI) se mostraron preocupados con los rumbos de la política comercial brasileña.

Brasil tiene un crecimiento económico importante, pero al mismo tiempo vemos que es uno de los mercado menos abiertos , afirmó en una entrevista el vicepresidente de la CCI, Harold McGraw III, presidente de McGraw-Hill Companies.

Según la cámara internacional, los países del G-20, que engloba a las mayores economías desarrolladas y emergentes, adoptaron más medidas de protección.

Pero la organización que representa a compañías alrededor del mundo divulgó a finales del 2011 un índice que tiene a Brasil como el más proteccionista en el G-20, con una política comercial más restrictiva que países como Argentina, China y Rusia.

OPINIÓN: ¿Qué le pasó al crecimiento en Brasil?

El director general de la OMC, Pascal Lamy, afirmó que la entidad realiza un seguimiento sobre los intercambios globales, que incluye a Brasil, pero que por ahora no vio que el país imponga aranceles de importación más altos de los que se comprometió a adoptar en los acuerdos multilaterales.

Brasil tiene un arancel de importación promedio de 10%, pero puede aumentar las tarifas hasta 35% sin romper los compromisos en la OMC.

Sobre el argumento de que Brasil necesita protegerse en función de la guerra cambiaria, Lamy expresó que la relación entre el nivel de cambio y el flujo de comercio es extremadamente compleja .

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica