El Banco Central de Brasil mantuvo el miércoles estables las tasas de interés, pese a señales previas de que estaba preparado para aumentar los costos del crédito, tras presiones para evitar mayores daños a una economía envuelta en su peor recesión en décadas.

En una decisión dividida, el Comité de Política Monetaria de ocho miembros, conocido como Copom, decidió mantener su tasa de interés referencial Selic en 14.25 por ciento.

NOTICIA: Brasil mantiene estable tasa de interés en 14.25%

Economistas estaban divididos sobre la decisión después de que el presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, dijera el martes que el organismo podría abandonar los planes para un aumento más profundo en la tasa para resguardar a la economía.

El Banco Central ha estado bajo presión de políticos, empresarios y grupos sindicales para evitar más alzas de tasas, incluso después que la inflación superó 10% para terminar el 2015 en máximos de 12 años.

NOTICIA: Inflación brasileña llegó a su mayor nivel desde 2002

"Considerando el panorama macroeconómico, las perspectivas para la inflación y el actual balance de riesgos, y considerando el aumento de las incertidumbres locales y -principalmente- externas, el Copom decidió mantener la tasa Selic en 14.25%", dijo el banco.

El Partido de los Trabajadores de la presidenta Dilma Rousseff, grupos empresariales y sindicatos pidieron al banco que no subiera las tasas para dar tiempo a la economía para que se recupere de una recesión que durante el último año sumó 1.5 millones de personas al registro de desempleo.

Funcionarios en el Gobierno de Rousseff han expresado sus preocupaciones de que más alzas de tasas pudieran obstaculizar los planes para revivir a la economía.

abr