El banco central de Brasil reconoció el jueves que en 2012 la economía del país crecerá muy poco y dijo que la inflación debería moderarse el año próximo, lo que apoyaba las expectativas de un periodo largo de bajas tasas de interés.

El Banco Central de Brasil redujo su pronóstico de crecimiento económico para 2012 a un 1.0% desde el 1.6% anterior, en su último informe trimestral de inflación.

El banco también redujo su pronóstico de inflación para el 2013 a un 4.8% desde el 4.9% anterior, pero elevó su estimación para el 2012 a un 5.7% desde el 5.2% previo.

"El reporte no me sorprendió. Apoya la idea de tasas de interés estables en un 7.25% durante un período prolongado", dijo Carlos Kawall, economista jefe de J. Safra, en Sao Paulo.

El objetivo del Gobierno para la inflación es de un 4.5%, con un margen de tolerancia de más o menos 2 puntos porcentuales.

La autoridad monetaria indicó que los riesgos para la estabilidad financiera mundial seguían siendo altos, pero que la demanda doméstica de Brasil debería de seguir apoyando el crecimiento económico.

Desde agosto del 2011, el banco central ha bajado las tasas de interés en diez ocasiones, hasta un mínimo de un 7.25%, para contribuir con los esfuerzos del Gobierno para la reactivación del crecimiento económico.

Tras haber sido una de las economías más dinámicas del mundo, ahora Brasil enfrenta numerosos cuellos de botella luego de años de niveles de inversión crónicamente bajos. Caminos colapsados, falta de personal calificado y un sistema tributario complejo han perjudicado a los fabricantes que además lidian con la desaceleración mundial.

El Gobierno brasileño anunció el miércoles más medidas para impulsar el crecimiento, como la extensión de los recortes en los impuestos sobre las nóminas de pago para los minoristas y la renovación de exenciones tributarias sobre los electrodomésticos.

Pero la persistencia de la inflación y un alza en los precios del combustible anunciada el miércoles por el ministro de Hacienda, Guido Mantega, hacen temer por la capacidad del banco central para mantener estables los costos del endeudamiento por un largo período.

"Los pronósticos para la inflación del 2013 no están considerando el alza en los precios de la gasolina. Creo que el Gobierno intentará compensar esa alza con una baja en los impuestos, de lo contrario va a tener un impacto razonable", dijo Eduardo Velho, de la correduría Planner, en Sao Paulo.

Datos oficiales mostraron el miércoles que los precios al consumidor aumentaron en el mes hasta mediados de diciembre a su tasa mensual más alta desde mayo del 2011.

La tasa interanual del índice aumentó un 5.78%, por sobre el punto medio del rango meta de un 4.5% que fijó el Gobierno.

La estimación del banco central para la inflación del 2012 se revisó al alza a un 5.7% desde el 5.2% previo.

El banco dijo también que la economía brasileña debería repuntar el año próximo, con un crecimiento estimado de un 3.3% en el período de 12 meses hasta el tercer trimestre del 2013.

Hace un año, el banco central había anticipado que la economía de Brasil se expandiría un 3.5% en 2012, con una tasa de inflación de un 4.7 por ciento.

RDS