A siete días de conocer quién será el onceavo Director Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), el viejo orden parece imponerse de manera descarada , denunció Eswar Passard, economista del Brookings Institute.

En su blog, el experto advirtió que Europa se mantiene decidida a conservar su prerrogativa de nombrar al Director Gerente del Fondo, con lo que están emitiendo la señal de que el tiempo de los mercados emergentes no llegará todavía.

En opinión del investigador, los votos de Japón y Estados Unidos serían determinantes para impulsar un cambio real en favor de los países emergentes, pero su indecisión mantiene en incertidumbre la espera.

Según el análisis, ante la evidente victoria en favor de la candidata europea, Christine Lagarde, la opción más viable para los emergentes sería unificarse en torno del candidato mexicano.

Este gesto, explicó, daría la oportunidad a los mercados emergentes para transformar su poder económico en un poder de facto.

Esto porque aun cuando no podrían juntar la mayoría suficiente para llevarle a la victoria, se destacarían las posiciones democráticas y de cambio que han demandado desde antes de la crisis, precisó.

No obstante, reconoció en su análisis que Carstens carece de la neutralidad necesaria para generar una cohesión del bloque.

El plazo para nombrar candidato es el próximo jueves 30 de junio y se espera que la votación de los 24 miembros del Directorio Ejecutivo se formalice a principios de la semana.

La institución ha prometido transparencia y claridad en la elección, lo que haría suponer que se sabrá quién votó por quién.

BRASIL CON MÉXICO

Según The Wall Street Journal, Brasil podría otorgar su voto en favor de Agustín Carstens, pues tras el encuentro que sostuvo el banquero central mexicano con los directores del FMI, Paulo Nogueira Batista, representante del gigante sudamericano en el FMI, aseveró haber quedado gratamente impresionado.

De confirmarse el voto de Brasil, Carstens se anotaría 7.45% del voto ponderado, pensando que el sufragio de Brasil viene en conjunto con ocho países latinoamericanos que ya han destapado su simpatía en favor del mexicano.

El voto ponderado de EU es de 17.41% y el de Japón de 6.46 por ciento.

Sin embargo, Europa apoya a la candidata de Francia, quien tiene grandes posibilidades de ganar.

[email protected]