Brasil eliminará exenciones impositivas sobre las nóminas para decenas de industrias y congelará alrededor de 30,000 millones de reales en gastos, en un intento por cumplir con una meta de déficit fiscal clave para recuperar la calificación de grado de inversión, dijeron el miércoles funcionarios gubernamentales.

El presidente Michel Temer, bajo presión de sus aliados en el Congreso y entre grupos empresariales para adoptar reformas pro crecimiento que podrían sacar a la economía de una profunda recesión, optó por mantener las alzas impositivas en un mínimo.

NOTICIA: Brasil planea subir impuestos para cubrir meta fiscal

Sin embargo, los legisladores han advertido que la eliminación de las exenciones impositivas sobre las nóminas, que cuestan al Gobierno unos 18,000 millones de reales al año, enfrentarán resistencia.

El ministro de Hacienda, Henrique Meirelles, también anunciaría el miércoles un incremento más pequeño del impuesto para operaciones financieras (IOF) sobre el crédito cooperativo, además de estimaciones actualizadas sobre ingresos extraordinarios.

"La idea era limitar las alzas de impuestos. Era la mejor opción, dadas las dificultades que enfrentamos", dijo a Reuters un asesor de Temer bajo condición de anonimato debido a que la decisión aún no era pública.

NOTICIA: Brasil considera nueva alza de impuestos

"El Congreso tendrá que aprobar la eliminación (de las exenciones) o tendremos que subir otros impuestos, que pueden tener un impacto negativo en la inflación", agregó.

Otras dos fuentes, que también solicitaron el anonimato, confirmaron el monto del congelamiento de gastos, que es clave para que el Gobierno cumpla con su meta de déficit presupuestario primario de 139,000 millones de reales (44,360 millones de dólares).

La oficina de prensa del Ministerio de Hacienda declinó a formular comentarios.

abr