Brasil cerró el 2013 con el peor registro en generación de empleo desde el 2003. En diciembre, perdió 449,444 empleos y cerró el año con 730,687 nuevas plazas. La difusión del dato coincidió con el ajuste a la baja en la proyección de crecimiento del PIB brasileño del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los economistas esperaban que se perdieran 456,000 empleos, según un cálculo promedio de 10 economistas consultados por Reuters.

Firmas brasileñas usualmente contratan trabajadores temporales para la temporada de ventas de diciembre, despidiéndolos antes de que termine el año. En todo el 2013, la economía de Brasil sumó 730,687 empleos sin ajustes estacionales, el menor número desde el 2003.

El ritmo de creación de empleos se desaceleró luego de tres años de crecimiento, pero el desempleo permanece cercano a mínimos récord, ya que son cada vez más los brasileños que optan por dedicar más tiempo a la educación y a la capacitación.

El ministro de Trabajo de Brasil, Manoel Dias, afirmó que la estimación del gobierno es que se abrirán entre 1.4 y 1.5 millones de empleos formales este año.

Los datos difundidos este martes por el Ministerio del Trabajo coincidieron con el reporte del FMI, que revisó levemente a la baja su previsión de crecimiento de Brasil en el 2014, a 2.3%, con reajuste de 0.2 puntos con relación a la proyección realizada en octubre del 2013.

También revisó a la baja su proyección para el 2015, a 2.8%, con baja de 0.4 puntos. Según el FMI, diversas economías emergentes se han beneficiado y se beneficiarán este año de las demandas de China, pero en algunos casos la demanda doméstica ha sido menor que lo esperado .

El crecimiento de América Latina fue revisado en baja de 0.1 puntos este año (3.0%) y 0.2 puntos el próximo año (3.3%), mientras que entre los países de la región el FMI mantuvo intactas sus previsiones para México en el 2014 (3.0%) y el 2015 (3.5 por ciento).