Brasil apoya la creación de un banco de desarrollo de los BRICS, que será debatida en la cumbre del grupo de potencias emergentes la próxima semana en Nueva Delhi, informó el viernes el ministro de Industria y Comercio, Fernando Pimentel.

"El principal punto de la agenda (en la cuarta cumbre de los BRICS, que se celebrará el jueves) es la propuesta de crear un banco de los BRICS, un banco internacional, de inversión, de esos cinco países", explicó Pimentel en rueda de prensa con corresponsales extranjeros.

El bloque está integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

"Tenemos mucho interés, la consideramos importante", dijo el ministro, aunque advirtió que esta propuesta, que sería impulsada por India, está todavía en una etapa inicial, y que no fueron debatidos detalles operativos ni recursos.

Está previsto que los presidentes de los bancos de desarrollo de los cinco países firmen en Nueva Delhi "los memorandos de entendimiento para comenzar el proceso de construcción de ese banco de los BRICS", indicó el ministro, al ser interrogado sobre si la iniciativa tiene apoyo de los cinco países.

La creación de ese banco "no es un abandono de los mecanismos multilaterales", como el Banco Mundial (BM) o el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), sino una respuesta a necesidades económicas actuales.

El BM o el BID "tienen funciones específicas que cumplen bien, como financiamiento a países de renta más baja, obras de saneamiento", pero las necesidades actuales van más allá, dijo.

"Lo que será discutido es la posibilidad de crear un banco de desarrollo del BRICS para proyectos de infraestructura, desarrollo, no sólo en esos países sino también en países en desarrollo", explicó la subsecretaria política de la Cancillería brasileña, Maria Edileuza Fonteneles.

La diplomática insistió también en que es una "idea muy embrionaria" y que de la cumbre deberá resultar apenas un "anuncio de intención", y la creación de un grupo técnico para definir objetivos y detalles.

Pimentel también llamó a la rápida creación del Banco del Sur para países suramericanos, pendiente de aprobación en el Congreso brasileño.

RDS