Brasil registró en septiembre un déficit primario de 7,318 millones de reales (1,900 millones de dólares), levemente superior al del mes pasado, pero que reduce el rojo fiscal acumulado en los últimos 12 meses, informó el jueves el Banco Central.

Los datos muestran que el déficit de septiembre superó al de agosto (7,310 millones de reales), pero el saldo negativo medido a 12 meses fue considerablemente reducido: pasó de 0.77% del PIB en agosto a 0.45% el mes pasado, equivalente a 25,673 millones de reales.

El resultado consolidado incluye al de los gobiernos central y de los estados, y a parte de las empresas públicas.

NOTICIA: Brasil prevé déficit primario de 13,300 mdd

En lo que va del año, el saldo primario acumulado -antes del pago de intereses de la deuda- es de un rojo de 8,400 millones de reales, mejor que el negativo de 15,300 millones registrado en igual periodo del 2014.

La economía brasileña atraviesa un año crítico que proyecta irradiarse en el 2016. La inflación medida a 12 meses fue de 9.49% en septiembre, el desempleo se mantiene en 7.6% y el real se ha depreciado cerca de 30% ante el dólar.

El gobierno de Dilma Rousseff dijo adiós esta semana a la posibilidad de cerrar 2015 con un pequeño ahorro fiscal y anunció un déficit primario de 0,9% del PIB tras recortar por cuarta vez la meta en medio de una severa crisis.

NOTICIA: Brasil renuncia a meta de buscar un superávit primario

El gigante sudamericano cerró el 2014 con un rojo fiscal de 0.63% del PIB y, de confirmarse la meta anunciada ahora por el gobierno, el déficit de este año sería el mayor desde que se aprobó la Ley de Responsabilidad Fiscal en el 2000, según informó el ministerio de Planificación.

Los problemas fiscales de Brasil llevaron a la agencia Standard & Poor's a retirarle el grado inversor el mes pasado. Las otras grandes calificadoras, Moody's y Fitch, bajaron la nota del país al último escalón y lo dejaron al borde de perder el certificado de buen pagador.

NOTICIA: Recorta Fitch nota brasileña y advierte que puede perder grado de inversión

Según el FMI y el sector privado local, la economía brasileña terminará el 2015 con una aguda contracción de la economía de 3%, algo más que el 2.8% que estima el gobierno, según su última actualización.

abr