El Gobierno central de Brasil tuvo un déficit presupuestario primario de 21,279 millones de reales (5,470 millones de dólares) en noviembre, casi el doble que el mes anterior, en otro resultado negativo que suma dudas sobre la capacidad de las autoridades de alcanzar un superávit en el 2016.

La cifra anotada en noviembre es el peor resultado mensual desde que comenzó la serie de registros en 1997.

La cuenta del Gobierno central -que cubre ministerios federales, al banco central y a la previsión social- había alcanzado un déficit primario de 12,270 millones de reales en octubre.

NOTICIA: Dilma, Petrobras y recesión, ¿qué pasó con Brasil?

En lo que va del año, el Gobierno central ha acumulado un déficit primario de 54,300 millones de reales.

Ese déficit se ampliaría considerablemente porque el jefe interino del Tesoro brasileño, Otavio Ladeira, anunció que el Gobierno planea cancelar el miércoles toda o casi toda la deuda de hasta 57,000 millones de reales que tiene con bancos y fondos administrados por el Estado.

NOTICIA: Congreso de Brasil aprueba reducción de meta fiscal para 2016

Para el próximo año, la presidenta Dilma Rousseff ha prometido lograr un superávit primario del Gobierno central de 24,000 millones de reales.

Sin embargo, muchos analistas dudan de que Rousseff sea capaz de cumplir dicha meta ya que una recesión más profunda que la esperada reduce los ingresos impositivos y un estancamiento político bloquea una serie de leyes que buscan impulsar los ingresos y reducir los gastos.

NOTICIA: Ventas minoristas navideñas en Brasil caen 15%

El déficit presupuestario primario consolidado, que incluye los resultados de gobiernos estatales y locales, será publicado el martes por el Banco Central.

abr