Brasil registró un déficit de 58,900 millones de dólares en su cuenta corriente del 2015, su menor valor en cinco años, equivalente a 3.32% del PIB, informó el martes el Banco Central.

En medio de una recesión económica que proyecta extenderse en 2016, Brasil registró un déficit de 2,460 millones de dólares en su cuenta corriente de diciembre, considerablemente menor que el rojo de 11,654 millones de dólares que anotó en el mismo mes del año anterior.

El saldo anual, si bien deficitario en 58,900 millones de dólares, quedó muy por debajo del déficit de más de 104,000 millones de dólares registrado en el 2014.

NOTICIA: Brasil echará mano de sus 370,000 mdd en reservas para enfrentar la crisis

El Banco Central añadió que los gastos de los brasileños en el exterior retrocedieron 38.5% el año pasado, reflejo de la fuerte depreciación que sufrió el real, que perdió 32.6% de su valor frente al dólar.

Las inversiones directas en Brasil sumaron en los últimos doce meses 75,100 millones de dólares, y las reservas internacionales del país totalizan 368,700 millones de dólares, con una caída de 237 millones en relación al mes anterior, apunta el reporte.

El intercambio comercial, renglón clave de la balanza de pagos, registró en el 2015 su mayor superávit comercial en cuatro años, equivalente a 19,308 millones de dólares.

NOTICIA: Brasil anota déficit presupuestario de 5,470 mdd

Es el único indicador económico que escapa al oscuro panorama que afecta a la economía brasileña, que según el FMI se contraerá 3.5% en el 2016.

El país que en agosto acogerá los Juegos Olímpicos cerró el año pasado con la inflación más alta desde el 2002, 10.67%, entró oficialmente en recesión tras cuatro años de enfriamiento de su economía y vio cómo aumentaba el desempleo tras un largo período en mínimos históricos.

NOTICIA: Inflación brasileña llegó a su mayor nivel desde 2002

Con una aguda crisis política -que incluye un proceso de impeachment en curso contra la presidenta Dilma Rousseff- y un enorme escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, el gigante sudamericano tendrá en 2016 su primer bienio recesivo desde 1930.

abr