Los bonos que emitió el fideicomiso del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (Mexcat), que están en proceso de recompra por parte del gobierno federal, siguen bajo riesgo de un nuevo recorte de calificación que los llevaría a una nota especulativa, reconoció Adrián Garza, Analista de Infraestructura en Moody´s.

Una calificación especulativa es conocida de manera coloquial como bono basura.

“La diferencia entre hoy y hace un mes, cuando degradamos la calificación (sobre los bonos) tras cancelarse el proyecto del NAIM, es que ahora conocemos cuál es el plan para recapitular y comprar hasta 1,800 millones de dólares de los títulos emitidos. Pero la nota de los mismos sigue en “Baa3”, que es el grado mínimo de inversión y con perspectiva negativa, que los coloca en una posible baja adicional”, aseveró.

En conferencia de prensa, admitió que la intención del gobierno de recapitular una parte de los bonos emitidos para la construcción del NAIM, parece estar dirigida a mantener la cancelación del proyecto sin incurrir en un default.

“El evento inminente de incumplimiento parece que no se dará. Pero no se puede confirmar en tanto no se resuelva el tema contractual. No obstante, si es señal positiva la acción de recompra en torno a los mercados”, consignó.

Sobre la búsqueda del consentimiento de los inversionistas (tenedores de bonos) para modificar los contratos de deuda, de manera que puedan ajustarlos a una situación que permita cancelar el proyecto, sin generar default, el analista dijo que sienta un nuevo precedente sobre la institucionalidad que privará en el gobierno de AMLO.

Admitió que es común que las empresas emisoras que quieren reestructurar  pasivos, busquen emitir bajo otras condiciones, de forma parcial o total.

“Lo que no es común es que se promueva en esta situación que claramente esta relacionada al cambio del nuevo aeropuerto. Solo el mercado dirá si la iniciativa es buena o mala. Pero , definitivamente ha hecho mella en la percepción de institucionalidad del gobierno”.

A,B,C de recompra

El analista acotó que para determinar si tuvo éxito la recompra, se tiene que lograr que todos los bonistas acepten el cambio de las cláusulas, que las recompras serán subastadas en cuatro series y que la recompra se completará sólo sí se logra que el 50% de cada una de las series, como mínimo, sean recompradas.

Los inversionistas pueden vender posiciones entre 90 hasta 100 dólares si así lo desean. El incumplimiento o consecuencia negativa se elimina y los bonistas podrían reconsiderar, pues las emisiones mantienen como  fuente de pago el gravamen sobre la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA).

La agencia estima que será hasta enero cuando se termine el proceso de recompra.

[email protected]