Ayer, los mercados vivieron otra jornada negra en un contexto en el que a las dudas en torno de la recuperación y la eficacia de los planes de ajuste implementados en la zona euro, se sumó el temor de una acción militar entre las dos Coreas.

En Londres, el FTSE-100 perdió 2.54% y llegó a su nivel más bajo en los últimos ocho meses; el DAX alemán retrocedió 2.34%; el CAC-40 de París cedió 2.90%; en Madrid, el Ibex-35 se desplomó 3.05% a un mínimo de más de un año.

Las bolsas europeas han entrado en un mercado bajista, al encontrarse por debajo del promedio móvil de los últimos 200 días.

Por su parte, la Bolsa de Nueva York mostraba una fuerte tendencia bajista en la apertura y el Dow Jones llegó a perder más de 2%; sin embargo, al cierre se frenaron las pérdidas y el índice terminó con una caída de 0.23 por ciento. En tanto, el S&P500 ganó 0.04% y el Nasdaq cedió 0.12 por ciento.

España, una preocupación más

No hay que olvidar la decisión de España, que anunció el rescate de la caja española, Cajasur, intervenida durante el fin de semana, lo que incrementó el nerviosismo y es que el plan de rescate podría costar hasta 2,700 millones de euros, lo cual implica el aumento del ya de por sí elevado déficit público que tiene España.

Carlos Alberto González, subdirector de Análisis y Estrategia Bursátil de Ixe Casa de Bolsa, comenta: Parece ser que el tema Grecia quedó atras para dar paso a España y el problema de las cajas de ahorro que representan 50% del sistema financiero del país .

Además, no hay que perder de vista lo que ocurre en Reino Unido que recortó su gasto guber-namental .

Y es que se teme que los agresivos planes de ahorro puestos en marcha en algunos países europeos para recortar el déficit, se traducirá en un menor crecimiento económico de la región.

Y más que las repercusiones que esto tenga en la región preocupa los efectos que se tendrían en países como China que se considera será el motor del crecimiento económico mundial.

Al respecto, el analista de Ixe menciona que una parte significativa de las exportaciones del gigante asiático se destinan a Europa, lo cual implica que una desaceleración en esa región se traducirá en una menor necesidad de importaciones .

Si bien el rescate de la zona euro es muy parecido al realizado por el gobierno estadounidense para salvar a los bancos, existe una diferencia fundamental, Estados Unidos recortó impuestos para incentivar la recuperación económica y en Europa se está haciendo justamente lo contrario: se han aumentado los impuestos.

Termo

garagon@eleconomista.com.mx