Londres. Las acciones europeas cerraron su octava semana consecutiva de pérdidas, la mayor serie negativa desde 1998, porque la incertidumbre en torno de la crisis de deuda griega persiste, además, los títulos de bancos italianos cayeron con fuerza.

El índice de acciones europeas líderes FTSEurofirst 300 cerró con una baja de 0.1%, a 1,074.16 puntos, su cierre más bajo en más de tres meses. En la semana perdió 1.2% e hiló su octava semana consecutiva en baja ante las preocupaciones por la zona euro.

Las acciones de los bancos italianos UniCredit e Intesa Sanpaolo cayeron 5.5 y 4.3%, respectivamente, al circular temores con respecto a sus posiciones de capital y a una profundización de la crisis de la zona euro. UniCredit tocó su nivel más bajo en dos años.

Ambos papeles fueron suspendidos durante la jornada, debido a las pronunciadas oscilaciones, pero sus volúmenes estuvieron por encima de sus respectivos promedios de 30 días.

El índice de bancos europeos STOXX Europe 600 perdió 1.6% y acumula una baja de 9.7% en lo que va del año.

Ha habido una venta de (acciones de) bancos, incluso de los más fuertes , dijo Colin McLean, director gerente de SVM Asset Management en Edimburgo.

Hay una creciente sensación en el mercado de que es absolutamente inevitable algún tipo de incumplimiento de parte de Grecia. Incluso si votan en favor de la austeridad, no necesariamente la llevarán a cabo. Y hay preocupación por las hojas de balance grandes (en el sector bancario) y la falta de transparencia , añadió.

Las acciones de Lloyds y Royal Bank of Scotland -los dos bancos británicos que cuentan con una considerable participación estatal- cayeron 4.1 y 3%, respectivamente.

El primer ministro de Grecia, Giorgos Papandreou, dijo el vienes que espera que su Partido Socialista reúna la mayoría parlamentaria necesaria para aprobar en esta semana el plan de austeridad de mediano plazo.

Sin la aprobación del plan, Grecia no recibirá el próximo tramo de un rescate de la UE y el FMI y no podrá cumplir con los pagos el próximo mes. En Europa, el índice británico FTSE 100 finalizó subió 0.4%, en tanto el índice alemán DAX y el CAC40 de la Bolsa de París cayeron 0.4 y 0.1%, respectivamente.

Los papeles de las compañías mineras ayudaron a limitar las pérdidas del índice referencial europeo, subiendo en línea con los precios de los metales.

El índice STOXX Europe de recursos básicos subió 1.4%, aunque aún acumula un caída de 14.4% durante el 2011.