El mercado estadounidense se derrumbó en la jornada del jueves. El promedio industrial Dow Jones, el índice líder de la Bolsa de Nueva York, se derrumbó 3.60% para ubicarse en los 10,068.01 enteros, su nivel más bajo desde principios de febrero.

El índice tecnológico NASDAQ perdió 4.11 y el S&P 500 3.90 por ciento. Desde el 15 de abril, cuando las preocupaciones en torno de la deuda de Grecia se incrementaron, el Dow Jones ha perdido casi 10% de su valor.

En el caso específico del S&P 500, desde su máximo del 23 de abril, el descenso es ya de 12%, indicando un punto de corrección y marcó el peor día desde finales de abril del 2009.

De acuerdo con los expertos, el que cerrara por debajo de su promedio de movimientos de 200 días de 1,100 puntos podría ser una señal de un impulso bajista para las próximas semanas.

Gran parte de la culpa de lo que se vivió ayer, la siguen teniendo los problemas de deuda soberana que presentan algunos países de Europa, así como las medidas adoptadas por Alemania.

La situación luce cada día más complicada y es que ahora se teme por el efecto desfavorable que los planes de austeridad y descontento social tendrían en el crecimiento de la región.

Mercados

Los inversionistas necesitan conocer planes por parte del Banco Central Europeo, que sean lo suficientemente convincentes como para regresarles la confianza.

En Wall Street, los participantes temen que los problemas económicos de la zona euro repercutan negativamente en la recuperación económica del país.

Y así lo hizo saber Daniel Tarullo, miembro del Consejo de Gobernadores de la Reserva Federal en Filadelfia, al declarar que los problemas fiscales en Europa suponen un riesgo para la economía mundial, ya que podrían causar una nueva crisis financiera y reducir el comercio.

Más presiones

Por si la situación no fuera lo suficientemente complicada con Europa, ayer Estados Unidos dio a conocer que las solicitudes semanales de subsidio por desempleo subieron de manera inesperada en 25,000 personas para alcanzar las 471,000, se esperaba una caída hasta las 440,000.

Además, el Senado le dio luz verde, al fin del debate sobre el proyecto de reforma financiera que quiere implementar el Presidente de EU.

En México, la Bolsa de valores hiló seis sesiones de pérdidas al concluir la sesión con un retroceso de 2.02%, en las 30,368.08 unidades, su nivel más bajo desde inicios de noviembre del 2009. Desde su nivel máximo histórico, la Bolsa ha retrocedido 11.0 por ciento.

En América Latina, los retrocesos los encabezó el Merval de Argentina que cayó 4.07%, mientras que Brasil perdió 2.51 por ciento.

En Europa, la bolsas tuvieron el mismo comportamiento negativo al cerrar con pérdidas generalizadas.

A la hora de cerrar está edición el índice Nikkei del mercado japonés presentaba un retroceso de 2.81% en las 9,748 unidades.

[email protected]