Las preocupaciones por el coronavirus llevaron al Bank of America (BofA) a recortar sus estimaciones en torno al crecimiento económico mundial a su menor nivel desde el pico de la crisis financiera, en el 2009.

“Hemos recortado nuestra previsión del crecimiento mundial del 2020 a 2.8 (desde 3.2 por ciento). Ésta sería la lectura más baja desde el 2009”, destacaron economistas del banco y añadieron que también sería la primera vez en que se prevé una expansión menor a 3% desde la Gran Recesión.

Afirmaron que las extendidas interrupciones de la actividad en China probablemente golpearán las cadenas de suministros y los menores flujos de turistas representarán otro factor en contra en Asia.

Es posible que otros países sufran brotes limitados, similares al que surgió en Italia, lo que llevaría a más cuarentenas que deteriorarán la confianza, indicó BofA.

“Por lo tanto, hemos recortado nuestras previsiones de crecimiento a nivel generalizado”, sostuvo.

El banco estima que China logrará un crecimiento económico de 5.2% este año, por debajo del pronóstico anterior de 5.6 por ciento. “Proyectamos una expansión económica de 2.2% sin incluir a China, la menor tasa desde el 2009”.

Impacto del coronavirus presiona cadenas de suministro

El comercio exterior de China se enfrenta a desafíos mientras las pequeñas y medianas empresas de sus cadenas de suministro luchan contra dificultades de financiamiento por las restricciones, falta de materias primas y retraso en los pagos por coronavirus, dijo  el Ministerio de Comercio.

Una consulta de la cartera mostró que más de 90% de las aproximadamente 7,000 empresas dedicadas al comercio exterior se enfrentó a retrasos en el envío y los pagos debido al brote, indicó el ministerio a periodistas en una rueda de prensa por Internet.

Muchas empresas se enfrentaron a importantes riesgos de pedidos cancelados y rechazos en la entrega de productos y pagos, dijo Li Xingqian, director del Departamento de Comercio Exterior del ministerio, pidiendo urgentemente un seguro de crédito a la exportación para estas empresas.

“El ministerio introducirá nuevas medidas de asistencia de manera oportuna”, añadió Li, sin especificar un plazo.

Pero no ha habido un cambio importante de las cadenas de suministro o fabricación fuera de China, dijeron representantes del ministerio, agregando que algunas empresas extranjeras seguían invirtiendo, apostando por las perspectivas a largo plazo del mercado chino.

Los problemas de las firmas extranjeras para reanudar el trabajo tras las restricciones de movimiento se resolverán pronto, ya que Pekín anima a las principales industrias a reanudar la producción, dijo el director del Departamento de Inversiones Extranjeras del ministerio, Zong Changqing.

“El impacto del brote de coronavirus en las cadenas de suministro e industriales es temporal”, añadió Zong. “El importante estatus de China en la cadena de suministro e industrial mundial no cambiará debido a eso”.