Bank of America (BofA) recortó este jueves su pronóstico de crecimiento para México este año, con lo cual se alinea a los recortes que varias instituciones han realizado en los últimos días.

La institución informó que, pese a que el consenso de analistas prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) registre una tasa de 1% al cierre del 2020, BofA espera que la expansión sea de sólo 0.5%, lo cual queda por debajo de su expectativa previa de 0.9 por ciento.

Lo anterior, explicó, se debe a la “decepción” del año pasado, en donde, de acuerdo con datos preliminares, la economía se contrajo 0.1 por ciento.

“Esperamos que el crecimiento sea de 0.5% en el 2020, ya que todavía no esperamos una recuperación de la inversión y nos preocupa que las exportaciones no sean lo suficientemente fuertes como para llevar el crecimiento a 1% o más”, añadió.

BofA informó que existen más riesgos a la baja para la economía mexicana, como lo es el impacto del coronavirus, así como la debilidad de la inversión y la incertidumbre interna. Con este movimiento, BofA se une a otras instituciones que, en lo que va del año, le han pasado tijera a sus estimaciones de crecimiento.

Hace algunos días, los especialistas del sector privado, consultados por el Banco de México (Banxico), recortaron su expectativa de 1.10 a 1.0%, mientras que la agencia calificadora Moody’s bajó su estimado de 1.3 a 1.0 por ciento.

En este sentido, BofA incluso prevé que Banxico baje su pronóstico para el PIB en su próximo informe de política monetaria, mientras que el gobierno mantendrá su expectativa de crecimiento en 2% “por algún tiempo”.

Banxico mantiene cautela

En su reporte, BofA refiere que Banxico sigue preocupado por las posibles presiones inflacionarias que puede generar el aumento del salario mínimo, por lo cual prevé que la institución, liderada por Alejandro Díaz de León, continúe con los recortes en su tasa de referencia, pero con cautela.

“Nuestra principal conclusión es que Banxico sigue siendo cauteloso. Las opiniones dentro de la Junta de Gobierno son más estrictas. Los miembros de la junta siguen preocupados por la inflación subyacente y las expectativas de inflación a largo plazo por arriba de 3% en el contexto de grandes incrementos anuales en el salario mínimo”, detalló.

En este sentido, refirió que esperan un recorte de 25 puntos base en la siguiente reunión monetaria del 13 de febrero. Actualmente, el banco central tiene su tasa de interés en 7.25 por ciento.

En la parte fiscal, BofA destacó que se logró el objetivo del superávit primario; sin embargo, los problemas de sostenibilidad continúan.

“En el aspecto fiscal, el gobierno logró un superávit primario superior al objetivo de 1.1% en el 2019 y espera un superávit de 0.7% en el 2020, que puede alcanzar, pero probablemente utilizando los fondos del FEIP. Se está preparando una reforma fiscal que aumenta los ingresos y que creemos que es necesaria para la sustentabilidad”, afirmó.

Pese a recortes de instituciones

Hacienda defiende estimado de crecimiento de 2%

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público defendió su estimado de crecimiento de 2% para este año, pese a los recortes que diferentes instituciones han hecho al pronóstico. Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, explicó que, para alcanzar el crecimiento, el reto está en la implementación del paquete de infraestructura, anunciado el año pasado, así como por el lado de gobierno de autorizar todo lo relacionado a este plan.

“El reto está en la implementación del paquete de infraestructura y del lado de gobierno debemos destrabar todas las autorizaciones relacionadas a este proceso. Daremos un seguimiento puntual a ello y, así, tendremos margen de maniobra”, dijo durante el marco de la inauguración del Museo Numismático Nacional.

Refirió que la mayoría de los analistas ha recortado su expectativa entre 1 y 1.3 por ciento. De tener en cuenta esto, y con la proyección de que el plan de infraestructura apoye en 0.5% del PIB, el crecimiento de este año estaría cerca de 2 por ciento.

De haber alguna revisión al pronóstico, señaló, esto sería publicado en los Precriterios Generales de Política Económica para el 2021.