En medio de la volatilidad económica, es prioridad para Estados Unidos poner en orden la casa, al menos así lo indican las estimaciones de la economista jefe de Bank of America Merrill Lynch, Michelle Meyer.

Y es que la titular de la división advierte que el PIB de la economía más grande del mundo, no alcanzará una expansión más allá de 1.4% el próximo año, señaló en declaraciones a elEconomista.es.

La experta afirma que ello se debe a que la nación enfrenta una recuperación única y que aún arrastra los efectos de la llamada crisis del crédito .

"Creemos que el crecimiento será lento principios del próximo año con una cierta recuperación en la segunda mitad del ejercicio", señaló.

Las estimaciones incluso, señalan que el crecimiento no volverá a ver los niveles que registró antes de la crisis y afirma que en la segunda mitad del 2013 se podrían alcanzar cifras 2.5 o 3 por ciento.

Afirma que en 2014 podría mantenerse el ritmo, aunque fijó su perspectiva a largo plazo hasta niveles del 2.25 por ciento.

CALIFICACIÓN BAJO AMENAZA

El año electoral podría ser otro obstáculo para mejorar el camino hacia la recuperación, pues de acuerdo con Meyer, Barack Obama o su sucesor, deberán tomar bajo su responsabilidad la aplicación de un plan de austeridad fiscal a largo plazo, pues a su juicio, el impuesto para millonarios planteado por el mandatario no es más que una propuesta simbólica .

Todo ello, podría traducirse según BofA en una nueva rebaja para la nota del país.

Las medidas que considera Meyer, implicarían impuestos más altos para algunas personas y también la reducción del gasto, lo que se traduciría en menores servicios para los ciudadanos, en cuanto a la posibilidad de aumentar impuestos a la clase media afirmó que hay un margen "potencial" para que eso ocurra.

La solución para ella sería simplificar el código fiscal estadounidense para corregir las lagunas y deducciones posibles.

Con información de elEconomista.es

klm