El Banco de Japón se abstuvo de expandir su programa de estímulo este viernes, y prefirió reservar sus limitadas opciones de política monetaria con la esperanza de que la economía pueda soportar el lastre de la desaceleración en China sin medidas adicionales de apoyo.

Pero el banco central probablemente seguirá bajo presión para que amplíe su programa de compra de activos en momentos en que los alicaídos costos de la energía, la debilidad de las exportaciones y una frágil recuperación en el gasto de los hogares mantienen a la inflación muy por debajo de su objetivo de un 2 por ciento.

NOTICIA: El Banco de Japón no ampliará su programa de estímulo monetario

En un reporte semestral de perspectivas, el Banco de Japón (BOJ, por su sigla en inglés) recortó sus pronósticos optimistas de precios y aplazó en unos seis meses el momento previsto en el que alcanzaría su objetivo de inflación de 2 por ciento.

El reporte también advirtió que los vientos en contra en el extranjero, como la desaceleración de China y la demanda apagada en los mercados emergentes, plantean "fuertes riesgos a la baja" a las perspectivas económicas de Japón.

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, sin embargo, mantuvo su optimismo de que la economía sustentará una recuperación moderada al mejorar las exportaciones y la producción.

NOTICIA: Economía de Japón se contrae en segundo trimestre

"El momento para alcanzar el objetivo de precios se ha retrasado, pero esto se debe en gran parte al efecto del declive del valor de la energía", dijo Kuroda en una conferencia de prensa. "La tendencia de los precios está mejorando de manera constante", agregó.

En la reunión del viernes, el BOJ mantuvo su promesa de incrementar la base monetaria, o dinero en efectivo y depósitos en el banco central, a un ritmo anual de 80 billones de yenes (662,000 millones de dólares) a través de compras agresivas de activos.

El BOJ informó que ahora espera que la inflación al consumidor llegue a 2% en el segundo semestre del próximo año fiscal, en lugar de la proyección anterior del primer semestre de ese año (entre abril y septiembre).

erp