Tras una jornada de negociaciones al interior de su propio Partido Demócrata, el presidente Joe Biden se perfila para lograr el apoyo necesario para aprobar en el Congreso su Paquete Económico para hacer reformas sociales, aunque eso signifique algunos sacrificios.

De acuerdo con fuentes privadas, Biden ha mantenido reuniones en las que se ha inclinado por reducir el paquete de gastos de 3.5 billones a un paquete de entre 1.75 y 1.9 billones de dólares según reportó el diario The Washington Post y otros medios estadounidenses que citan fuentes enteradas de la negociación.

Biden había impulsado, originalmente, un proyecto de ley de gasto social que contempla la expansión de la educación gratuita, el cuidado infantil y otros proyectos que la Casa Blanca llama infraestructura humana.

Además, también se negocia un paquete de infraestructura por 1.2 billones de dólares que se está votando de forma separada.

Si bien el número no está cerrado, está mucho más cerca de la línea máxima de 1.5 billones de dólares que el senador demócrata de Virginia Occidental, Joe Manchin, dijo que estaba dispuesto a negociar.

El Washington Post informó que Biden dijo a algunos miembros de su partido que aún podrían lograr la mayor parte de su agenda económica con el presupuesto de gastos reducido.

El esquema está destinado a ser una forma de mediar entre los demócratas progresistas y más moderados.

Manchin y la senadora Krysten Sinema han buscado reducir significativamente el monto del proyecto de ley y se han enfrentado a progresistas como el senador Bernie Sanders que apoyaba el proyecto original.

Medios locales reportaron que la administración de Biden cree que un presupuesto de 1.9 billones les permitiría lograr varias prioridades que incluyen expansiones a Medicare, prekindergarten universal y miles de millones para abordar el cambio climático.

Sin embargo, los detalles aún no se han resuelto, aunque algunos demócratas dijeron a periodistas que están trabajando para desarrollar un marco para el proyecto de ley de gasto social para fines de esta semana. Entre los recortes podrían encontrarse un plan para proporcionar dos años de colegio comunitario gratuito.

Ya lo anticipaba

La semana pasada, en un evento público, Biden admitió que los demócratas no iban a dejar pasar su paquete de 3.5 billones de dólares para su agenda, y fue la primera vez que reconoció públicamente que era necesario reducir las diferencias al interior de su propio partido.

“Estoy convencido de que lo lograremos. No obtendremos 3.5 billones”, dijo en un discurso en un centro de cuidado infantil en Hartford, Connecticut. “Obtendremos menos que eso, pero lo obtendremos, y regresaremos y obtendremos el resto”.

Busca vía rápida lograr la aprobación

El presidente Biden está en negociaciones al interior de su partido que está dividido. Algunos miembros han dicho que el Paquete Económico inicial era irresponsable por el nivel de endeudamiento que requería. Sobre todo, después de los gastos que se han hecho para estimular la economía.

Para aprobar este paquete y evitar a la oposición del partido republicano, los demócratas están utilizando un proceso presupuestario de vía rápida conocido como “reconciliación”.

Esto le permitiría aprobar su plan exclusivamente con votos de su partido, el demócrata, y así evitar un obstruccionismo del partido republicano. Pero aún deben ganar los votos de su propio partido.